ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

La ciudad de los canales

La ciudad de los canales (2)

Arte, arquitectura, y una vida moderna con el sabor dulce del esplendor del pasado son elementos que, cada año, llaman a millones de visitantes a acercarse a esta ciudad. Pero si hay algo que no falta en ninguna fotografía, postal o recuerdo contado de Amsterdam son los canales. 

1281 puentes, de entre los cuales 8 son levadizos, cruzan los ciento sesenta canales que surcan la ciudad. Pero este entramado no está solamente para hacer bonito, sino que forma parte del proceso de planificación y ampliación urbana que, a lo largo de su historia, ha ido desarrollando esta ciudad. ¿Preciosos? Sí. ¿Románticos? Por supuesto, pero también, y sobre todo, prácticos. 

Si, según dicta la historia, los primeros asentamientos humanos en la desembocadura del río Amstel datan de 1220, fue 40 años más tarde cuando se construyó un dique, el Dam (situado donde está ahora esta plaza), que separó los tramos norte y sur de la ciudad. Durante el siglo XIII se construyeron también diques en el mar, pero los primeros canales que se abrieron en la ciudad fueron a principio del siglo XIV. 

La primera gran expansión de la ciudad se dio a finales de ese siglo, el XIV, abriendo canales en los alrededores del Dam, y estableciéndose el Singel como la frontera exterior de Amsterdam. 

Los años pasaron y, con ellos, llegó el siglo de oro para la ciudad holandesa, que trajo comercio y riqueza a la capital y, por consiguiente, un crecimiento de la población. Ésta aumentó también porque la ciudad se convirtió en el destino de muchos inmigrantes que huían de las persecuciones religiosas de sus países de origen. Por ello, surgió de nuevo la necesidad de planificar la expansión de la ciudad. El plan del urbanista Hendrick Staets cuadriplicó el tamaño de Amsterdam a partir de la construcción del Grachtengordel, una serie de canales concéntricos que rodeaban la ciudad. Los tres canales más importantes representaban a los grandes poderes del siglo XVII, la época dorada: los Señores (el Herengracht), el Emperados (el Keizergracht) y el del Príncipe (Prinsengracht).

La última fase de expansión fue en el siglo XIX, en la que la ciudad se abrió hacia el sur, pero en la que también se dragaron canales y se abrió la ciudad al Mar del norte más ampliamente, con el fin de modernizar la actividad marítima. El problema con el que se encontraba Amsterdam era que su puerto era poco profundo para los nuevos barcos mercantes, hecho que hacía peligrar su prosperidad. 

En el siglo 20, con el desarrollo de las carreteras y el ferrocarril, la importancia comercial de los canales pasó a un segundo término, y se potenció su carácter pintoresco. 

Estas vías fluviales son la cara de Amsterdam ante el mundo. En ellas, las joyas arquitectónicas de varios siglos de historia se exhiben ante el visitante que los recorre a pie o en barco. 

Entre sus encantos, son fascinantes la sucesión de puentes iluminados por la noche, los reflejos de las lindas casas del canal, con sus siluetas estrechas y altas, o la vida tranquila de las casas-barco, algunas con la pintura ya desconchada, y otras con una frondosa vegetación en la cubierta. Hasta en invierno, cuando hiela, muchos lugareños sacan sus patines y los canales se convierten en improvisadas y, a veces, peligrosas pistas para hacer carreras. 

La historia ha marcado la geografía de Amsterdam, y el resultado es realmente encantador.

Buy your tickets now! No printing, no waiting!

Crucero por los canales de Ámsterdam

Crucero por los canales de Ámsterdam

Buy now Descubre los lugares de interés de Ámsterdam desde el agua
Museo de los Canales

Museo de los Canales

Buy now Conoce de primera mano los famosos canales de Ámsterdam
Barco turistico

Barco turistico

Buy now Surca el Patrimonio Mundial de la UNESCO

Find out more about our project I want more!

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO