ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Historia

Historia (1)

Al visitar Atenas, te darás cuenta de que es todo un yacimiento arqueológico. Aquí, apenas puedes pisar una calle sin encontrar vestigios milenarios que tienden puentes hasta el momento en el que Grecia era la cuna de nuestra civilización, la capital y la madre de nuestra cultura.

Fue aquí donde se forjaron los momentos clave de la historia de la humanidad, donde el hombre se hizo hombre, y donde el arte, la filosofía, la matemática, la música crecieron hasta tal punto que marcaron el curso de nuestra evolución. 

Gran parte de nuestro imaginario, de nuestras leyendas, de los argumentos universales de nuestra ficción beben todavía hoy de la mitología griega, de sus dioses y sus fábulas, que explican la historia de la tierra, pero también existe una historia escrita real, la que se desprende de sus restos arqueológicos, o la que viene narrada en su literatura. La historia fue la que convirtió a Grecia en lo que fue, y la que la ha llevado hasta nuestros días del modo en que lo ha hecho. Por ello, es necesario conocer cuatro notas antes de visitarla. 

Para encontrar el origen de todo es necesario remontarse muchos siglos atrás, hasta el 3000 a.C., de cuando datan los primeros asentamientos alrededor de la Acrópolis. Durante esta época, la edad de bronce, florecieron en toda Grecia varias civilizaciones: la cicládica, al principio; posteriormente, en Creta, la minoica, y más tarde la micénica, proveniente de la península. 

El esplendor de Micenas comenzó aproximadamente hacia el 1600 a.C., y se caracterizó por una religión y una burocracia centralizados, que empezó a entrar en declive después del 1200 a.C. Llega entonces lo que es considerado el periodo arcaico, marcado, en especial a partir del 800 a.C. por la aparición de las distintas ciudad-estado en la zona de la península. En este contexto nació la ciudad de Atenas, pero también otras como Esparta, Corinto o Tebas, que se aliaron, en algunas ocasiones, en distintas ligas y bandos y entraron en confrontación. 

En este marco se dio también un renacer cultural, en el que se celebraron, por ejemplo los primeros Juegos Olímpicos (en el 776 a.C.), y en el que se implantaron también nuevos estilos artísticos y políticos.

Si bien con posterioridad a la época arcaica llegó la era de la Grecia Clásica, sin duda la más rica y esplendorosa de su historia, esta edad de oro no tuvo unos inicios marcados por la paz, precisamente. 

Los persas habían puesto el ojo en los territorios griegos, e intentaron el asedio dando lugar a conocidas batallas, como la de las Termópilas. En el 490 a.C. los atenienses derrotaron a los persas en Maratón. Sin embargo, la ciudad sería destruida por los mismos diez años más tarde y, de nuevo, con posterioridad, los persas fueron aniquilados por una de las confederaciones de las ciudades-estado griegas. Para Atenas, el enemigo no tenía identidad extranjera, solamente, sino que después de los persas, se enfrentó, formando una liga con otras ciudades, al bando de la liga espartana. Durante todo el siglo V a.C. el dominio fue de Atenas, que brilló en todos los sentidos en su época clásica. 

Así, durante cerca de 150 años, Atenas presumió de su supremacía, alimentada de nombres como Sócrates, Platón y Aristóteles, o Esquilo, Eurípides y Sófocles. 

Fue entonces cuando se situaría el nacimiento de la democracia moderna, el concepto de ciudadanía, o las grandes obras como el Partenón. 

Las guerras del Peloponeso, en los últimos 30 años del siglo V a.C. terminarían con el dominio ateniense, a favor de Esparta. Posteriormente, esta ciudad sería derrotada por Tebas, que tuvo casi una década de dominio. Pero, sin duda, tantos años de enfrentamientos entre las propias ciudades llevaron a cierta debilitación que fue, sin duda, aprovechada por las fuerzas del exterior. Así, en el 338 a.C., los griegos fueron derrotados por el rey Filipo II de Macedonia. 

Su hijo, Alejandro Magno, fue uno de los grandes nombres para Grecia. Conquistó a los persas y creó un colosal imperio que se extendió hasta la India y Egipto. La época de dominio de los macedonios es conocida como la Grecia helenística y, en ella, las tierras de conquista se adaptaron el idioma, la religión y la lengua griegas. 

No fue hasta el 168 a.C. cuando el asedio romano, que durante los siglos II y III a.C. había ido haciéndose mayor, triunfó definitivamente. Así, a mediados del siglo II a.C., Grecia ya era provincia romana. Roma no se encontró con un territorio unido políticamente, así que dio distintos tratos a las diferentes ciudades. Grecia siguió siendo, durante siglos, el núcleo cultural del imperio, el lugar donde los nobles educaban a sus hijos, por ejemplo. Sin embargo, en el 323 d.C., el emperador Constantino estableció en Constantinopla la nueva capital del Imperio, y en el 395 el Imperio se dividió formalmente entre la parte griega, Oriente, y la latina, Occidente.

El sucesor del Imperio Romano de Oriente, el Imperio Bizantino, sufrió durante siglos los intentos de invasión por parte de eslavos, búlgaros y normandos. La Grecia bizantina y de las cruzadas puede verse todavía en algunos monasterios o en el famoso Museo Benaki de Atenas. 

Cuando Constantinopla cayó, en 1453, en manos de los turcos, le siguió la mayor parte del territorio griego, que pasó a formar parte del conocido Imperio Otomano. Durante aproximadamente cuatro siglos, la dureza de los turcos aplastó cualquier intento de conquista de las tierras griegas por parte de venecianos, que consiguieron dominar durante algunos periodos algunas zonas de las islas, en las que dejaron un rico legado artístico. 

No fue hasta el siglo 19, cuando Grecia luchó por conseguir su independencia y terminar con el dominio del Imperio Otomano. En 1829 Grecia se convirtió definitivamente en un país independiente con un rey a la cabeza, primero Otón, y después Jorge I. 

Ya en el siglo 20, Grecia se mantuvo neutral durante la I Guerra Mundial, fue invadida por Italia, y ocupada por los alemanes, vivió, entre 1946 y 1949, una cruenta guerra civil y sufrió la dictadura militar de Metazas. 

Desde 1974, Grecia es una democracia estable, y Atenas, una ciudad antigua, con un peso impresionante del pasado pero, con un presente en Europa cada vez más importante. Los Juegos Olímpicos celebrados en la capital griega en 2004 demostraron al mundo cuán capaz es Atenas de estar entre las principales capitales mundiales.

Buy your tickets now! No printing, no waiting!

Cabo Sounion y Templo de Poseidón

Cabo Sounion y Templo de Poseidón

Buy now Recorrido de medio día (por la tarde) desde Atenas por Cabo Sounion y el Templo de Poseidón
Tour nocturno por Atenas en inglés

Tour nocturno por Atenas en inglés

Buy now Tour nocturno por Atenas en inglés

Find out more about our project I want more!

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO