ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Mitropoli

Mitropoli (19)

Mitrópoli, la catedral de Atenas, es el templo más grande de la capital y podríamos afirmar que contiene muchísimas iglesias en su interior. Pero no te tomes estas palabras en sentido figurado, porque son muy reales, y es que para construir la Mitrópoli, en el siglo 19, se utilizaron materiales (mármol, en especial) de 72 iglesias de la ciudad que habían sido destruidas.

La historia de su construcción, además, fue casi odiseica, y no se salvó de mil y un problemas, que alargaron el proceso hasta casi veinte años, pasando por las manos de tres arquitectos distintos. El resultado, por lo tanto, es algo entre ecléctico, confuso, moderno y desgarbado, pero con un encanto particular.  

La primera piedra fue colocada por los reyes de Grecia Otto y Amalia el día de Navidad de 1842. El edificio se alzaba en el lugar donde, anteriormente, se encontraba el antiguo monasterio de San Nicolás, que fue demolido en el año 1827. 

La primera fase de la construcción corrió a cargo de Teophil Hansen, quien asumió el diseño de los planos y fue responsable de la parte inferior del edificio, hasta la primera hilera de ventanas, aproximadamente. Casualmente, y en relación al resto de la construcción, esta parte parece de proporciones más reducidas. 

En seguida, en 1843, las obras tuvieron que interrumpirse como consecuencia de graves problemas de financiación. A medida que había ido avanzando la construcción, el presupuesto inicial se había ido quedando atrás. Fueron necesarias las donaciones de familias acaudaladas, así como las que hicieron los reyes Otto y Amalia, para seguir construyendo la colosal catedral. No suficiente con ello, la iglesia vendió algunas propiedades eclesiásticas para obtener más fondos. 

Después del parón, fue el arquitecto griego Dimitiros Zézos quien tomó las riendas. Su máxima aportación fue integrar el estilo greco-bizantino en la Mitrópoli que, cada vez, era más Mégali (grande), como sería conocida posteriormente.

Tras su muerte, el francés Franz Boulanger realizó una última vuelta de tuerca, junto con su colaborador, el griego Panayotis Kalko. En su época de construcción, que se alargó hasta mayo de 1862, cuando la iglesia fue consagrada definitivamente a la Evangelismós Theotólou, o Anunciación de la Virgen, fue cuando se tomaron los materiales de las iglesias derruídas.

La catedral ortodoxa de Atenas es la iglesia más grande de la capital griega, con 40 metros de largo, 20 de ancho y 24 de alto. Probablemente, la parte más bella sea su hermosa entrada, ornamentada con un mosaico de la Anunciación.  

El trabajo escultórico de la Mitrópoli corrió a cargo de Georgios Fitalis, y los frescos pintados en las paredes interiores pertenecen a los artistas Piridon Giallinas y Alexander Seitz, que siguieron el estilo bizantino.

En la catedral se encuentran los sepulcros de dos célebres santos griegos asesinados por los otomanos. En un relicario de plata se encuentran los huesos de Agía Filothéi, que murió en 1589, habiendo dedicado su vida a liberar a las mujeres griegas que fueron esclavizadas en los harenes turcos. Por otra parte, Gregorio V es otro de los santos aquí enterrado. Como patriarca de Constantinopla, fue ahorcado por los turcos, y su cuerpo fue arrojado al Bósforo en el año 1821. Después de que unos marineros griegos recuperaran su cadáver de las aguas, fue trasladado a Odessa y no fue hasta 50 años más tarde cuando pudo reposar en paz entre las paredes de la catedral ateniense. 

Pese a su accidentada historia y su estilo indeterminado, la Mitrópoli ha sido el telón de fondo de coronaciones reales y, todavía hoy, celebridades de toda Grecia celebran aquí sus bodas y funerales. 

 

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO