ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Partenón

Partenón (12)

Haz la prueba. Al azar, dile a cualquiera que te nombre un solo edificio en toda Grecia, el primero que le venga a la cabeza. Seguramente la respuesta será rápida y contundente:  “el Partenón”. Y es que te encuentras ante el máximo exponente de la arquitectura griega. El Partenón se ha tomado como un icono de toda una civilización, y es imposible no asociarlo con la época dorada de la historia griega.

La construcción del Partenón se llevó a cabo dentro del gran proyecto de Pericles, siendo su mejor exponente, en términos de concepción y ejecución. Este edificio fue construido, aproximadamente, entre los años 447 y 438 a.C. sobre los cimientos de una construcción anterior que estaba dedicada, como en este caso, a la diosa Atenea Pártenos. Como la mayoría de construcciones en este complejo y en el resto de la ciudad, la invasión persa de 480 a.C. lo destruyó por completo. Por ello, con la llegada de Pericles, había toda una ciudad por reconstruir y llevar hasta lo más alto, y no sólo por encontrarse en el elevado peñón de la Acrópolis. 

El Partenón fue proyectado por Ictino, alzado por Calícrates, y esculpido por Fidias; los tres, grandes nombres de la época clásica. 

Un espléndido lugar de culto consagrado a la diosa Atenea, protectora de la ciudad. La gran construcción dórica de mármol, medía casi 70 metros de largo, con 16 columnas estriadas en cada lado, por 30 de ancho, con ocho columnas en cada lado. Estaba construido sobre una base de tres monumentales escalones.

El interior Partenón de la Acrópolis contaba con dos celas, o salas, en el este y en el oeste. Esta última, decorada con cuatro columnas jónicas, estaba reservada únicamente para guardar los tesoros, y sólo tenían acceso a ella las sacerdotisas. 

La cella este estaba separada de la anterior por unos muros de mármol, y contaba con un pórtico dórico de columnas que la rodeaban. En su interior, una joya que no ha conseguido llegar hasta la actualidad: la inmensa estatua de Atenea que, con 12 metros de altura, se erigió en mármol y oro. Es una pena que no se conserve, pero en el Museo Arqueológico se expone una copia.

Uno de los prodigios del Partenón es, sin duda, sus trucos arquitectónicos, que juegan y se aprovechan de los efectos visuales para simular simetría. El Partenón debía cumplir el sueño de la perfección e incluso engañar con sus formas a los propios dioses. 

Todo el Partenón se construyó con una proporción 9:4 para hacerlo completamente simétrico. El objetivo, conseguir un templo de proporciones perfectas y para ello los escultores no dudaron a usar efectos ópticos para contrarrestar las leyes de la perspectiva. Por ejemplo, en la base del templo, la parte central está ligeramente más alta, y las esquinas son ligeramente convergentes. Otros trucos fueron el inclinar ligeramente las columnas hacia dentro, o la curvatura en el centro de la éntasis, para que  las columnas parecieran totalmente rectas. 

Otro mundo a parte en este ideal edificio es el de su decoración escultórica. Se cree que fue Fidias el autor de las magníficas obras maestras con las que contaba la construcción. Obviamente, muchas se han perdido con el paso de los años, el mal de piedra, los ataques, etc. Muchos otros, se encuentran principalmente en el Museo Británico. Algunos, sin embargo, pueden verse en el Museo de la Acrópolis, en Atenas. Las esculturas que podrás ver en el mismo Partenón son, en la mayor parte, réplicas de las originales.

92 metopas o escenas que componían el friso exterior que decoraban el Partenón. Todas ellas representaban, simbólicamente, a través de diferentes motivos y episodios, la idea de la victoria griega sobre los bárbaros de oriente. Así, en el este, se podían admirar las escenas de gigantomaquia (dioses contra gigantes), en el oeste, la amazonomaquia (atenienses contra amazonas), y en el norte y el sur, respectivamente, la conquista de Troya y la centauromaquia (lápitas contra centauros).  Los tímpanos recogían escenas mitológicas como el nacimiento de Atenea, o la disputa de la diosa con Poseidón por el protectorado de la ciudad. Los frisos, cubriendo el perímetro del edificio, representaban la procesión de las Panateneas, y en ellos aparecían personajes mitológicos, fieras y humanos. 

Lo que te parecerá más sorprendente es que el Partenón, en la Antigüedad, estaba policromado. No obstante, sólo podrás disfrutar de esta imagen a través de tu imaginación o, más práctico, a través de las recreaciones que se muestran en los paneles informativos con fotografías retocadas. Azules, rojos y dorados decoraban los relieves y esculturas confiriéndole al templo una estética espectacular. 

Esta maravilla de construcción se mantuvo prácticamente intacta hasta 1682, cuando el asedio veneciano pasó a palabras mayores y el general Morosini lo bombardeó, causando gravísimos desperfectos, como el hundimiento del techo, los interiores y 14 columnas. Se utilizó como iglesia, como mezquita y, finalmente, como arsenal, antes de ser convertido en un centro de peregrinación del turismo mundial, que llega buscando quedar fascinado por la grandeza de las ruinas de uno de los edificios más importantes de la civilización occidental. 

Durante el siglo 19, más de la mitad del friso, 15 de las 92 metopas y parte de los tímpanos, así como otras piezas, fueron adquiridas por Lord Elgin, y son conocidas, junto con elementos del Erecteón, los Propileos o el Templo de Atenea Niké como “los mármoles de Elgin”. Durante 10 años se estuvieron arrancando partes del Partenón, que se iban fletando al Reino Unido, haciendo cada vez mayor la herida griega. La polémica sobre el retorno de estas piezas a Atenas que se encuentran en museos extranjeros, a miles de kilómetros, sigue viva después de más de doscientos años.

Aun y con una marea de turistas recorriendo los paseos habilitados alrededor del templo, el majestuoso Partenón emana algo muy especial que no debes perder la oportunidad de sentir de cerca. Disfruta deja correr el tiempo delante de las ruinas de este símbolo de la historia y la civilización griegas.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO