ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Arco de Adriano

Arco de Adriano (42)

Justo en la entrada del Templo de Zeus Olímpico, se alza el Arco de Adriano, o Puerta de Adriano, como es también conocido. Estos dos monumentos de la época romana son de los primeros que el visitante ve cuando llega a Atenas, debido a su céntrica situación, de camino a la plaza Syntagma. Esta presentación es sólo un anuncio de que te encuentras en una ciudad con una historia que se remonta muchos siglos atrás. 

El emperador romano Adriano, quien mandó edificarlo en el año 131 de nuestra era, pasó a la historia por su reinado de paz. En el mismo, llevó a cabo una gran empresa de edificación de construcciones públicas, entre las que se encontraba este arco, pero también el Olimpeion o el refuerzo de la muralla alrededor de la ciudad. 

El emperador Adriano se convirtió, en el siglo II, en un enamorado de la cultura y la vida en Grecia, y durante su dominio, Atenas era vista casi como una segunda capital del Imperio Romano. 

El arco de Adriano se construyó en mármol pentélico en el lugar donde, en el siglo 6 a.C. se encontraba una de las puertas de entrada a la ciudad. Su intención era diferenciar la ciudad antigua, que se recogía en dirección a la Acrópolis, de la ciudad moderna romana, que se desplegaba hacia el exterior. Por este motivo, son curiosas las inscripciones que hay a ambos lados de la puerta. Por la parte de la ciudad griega antigua, se puede leer “Ésta es la vieja ciudad de Teseo” y, sin embargo, por la parte de la ciudad romana, el emperador mandó la siguiente inscripción: “Ésta es la ciudad de Adriano, y no la de Teseo”. 

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO