ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Un paseo por Pláka

Un paseo por Pláka (15)

Este tradicional barrio es de los más populares de Atenas y, sin duda, pasear por sus calles es una de las recomendaciones que te hará cualquier ateniense. Por aquí, turistas y locales se cruzan, unos fascinados por las pequeñas iglesias bizantinas, los museos o las callejuelas serpenteantes, y los otros, en busca de las tabernas de siempre que, especialmente por las noches, están llenas de vida. 

Repasando sus casas, son pocas las que datan más allá de la época de la ocupación turca pero, sin embargo, Pláka es un importante núcleo histórico de la ciudad. Es más, tiene el honor de ser la zona habitada más antigua de Atenas. ¿Y la Acrópolis qué?, pensarás. Recuerda que el peñón sagrado era solamente morada de los dioses. Por eso, nos reiteramos: Pláka dice ser la zona HABITADA más antigua de Atenas.  

Sobre el origen de su nombre, se barajan varias teorías. La traducción de la palabra griega “pláka” es pizarra” o “losa”. Partiendo de ahí, algunos dicen que en una iglesia cercana, Ágios Yioryios, se encontró una gran losa de piedra que bautizó al barrio.

Sin embargo, también se cree que Pláka es la derivación de “pliaka”, que era como llamaban a la zona los soldados albaneses que sirvieron a los turcos, y que en el siglo 16 ocuparon estas calles.

Cuando pasees por aquí, te darás cuenta de que chocan dos mundos muy distintos. Por un lado, el del barrio residencial de siempre, con sus tabernas y sus talleres auténticos, que viven al margen de sus calles repletas de gente de todos los países del mundo. Por otro lado, el de las tiendas de souvenirs repletas de miniaturas del Partenón, o los restaurantes turísticos, con porteros en sus terrazas intentando atraer a los más despistados con sus menús que anuncian como “buenos, bonitos y baratos”. 

Por ello, te recomendamos que andes con cuatro ojos y seas selectivo. Si tienes oportunidad, sigue a los grupos de atenienses que se desplazan a diario hasta aquí para acudir a los restaurantes tradicionales, o a las animadas tabernas, ya que si te dejas encantar por la amabilidad del primero que te ofrezca un buen menú para turistas, habrás caído en la trampa. 

Este barrio es, además, un centro de pintura religiosa de fama internacional. Y es que en estas callejuelas existen, desde siempre, estudios de artistas que siguen pintando iconos religiosos encargados por iglesias de infinidad de lugares del mundo. Aquí, los artesanos pintan con la técnica tradicional bizantina de usar témpera de huevo sobre madera. Vale la pena que te acerques al sur de la Plaza Mitrópolis, cerca de la catedral, porque verás, sobre los caballetes, imágenes religiosas sin terminar. Distintos santos en distintos tamaños. 

Además, si pasas varios días en la capital, puedes animarte a encargar uno de estos iconos para el rincón espiritual de tu casa. En algunos talleres pueden copiar la imagen de una fotografía en un sólo día. Atrévete a  cambiar el clásico imán de nevera de la Acrópolis por un producto artesano como éste y ya verás como tu éxito está asegurado.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO