ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Plaza Omonia

Plaza Omonia (17)

La plaza Omonia es la plaza más antigua de la Atenas moderna y, pese a que es un lugar de referencia de la ciudad y aparece destacada en todos los mapas que aquí encontrarás, dista mucho de ser un atractivo turístico de ensueño. Aun así, puede que consideres necesario hacer un pequeño aperitivo de la Atenas caótica y contaminada de la que muchos hablan y que, sin embargo, no se percibe en sus rincones más idílicos. 

Quizá tengas conocidos que te hablen de los encantos de la pintoresca Omonia, con grandes macetas repletas de verde y una coqueta fuente presidiendo en el centro. Desconfía y pregúntales cuánto tiempo ha pasado desde que visitaron Atenas por última vez. El caso es que esta imagen de la plaza es la que todavía se vende en los quioscos que tienen postales antiguas. Si dispones de tiempo, te proponemos el ejercicio: compra una de estas postales y acércate hasta la plaza. 

El agua ya no brota de la fuente, y no la encontrarás a menos que te acerques hasta aquí en un día de lluvia. Las plantas probablemente hace tiempo que se ahogaron debido al intenso tráfico. La Plaza Omonia no está repleta de naturaleza pero, sin embargo, tiene una vida desenfrenada: restaurantes y cadenas de comida rápida, hoteles repletos, grandes almacenes, la estación del metro y los cientos, miles de coches y motocicletas que circulan por las avenidas y calles que cruzan la plaza y que llevan a todos los lugares de la ciudad. Con ello, los atascos, humos y ruidos son el pan de cada día para los oficinistas que trabajan ante sus ordenadores en la infinitud de oficinas que albergan los edificios de Omonia. 

La plaza fue proyectada en 1833 por los arquitectos Cleanthis y Schaubert, con el objetivo de convertirse en el centro neurálgico de Atenas. Sin embargo, la Plaza Syntagma, donde se construyó el Vouli, le arrebató ese lugar. Inicialmente fue llamada plaza del Rey Otto, pero tras la expulsión del monarca, este lugar adquirió un cariz más revolucionario, se convirtió en un símbolo de la lucha de clases, de los enfrentamientos con la policía y de distintos altercados. Por ello, fue bautizada con el nombre de plaza Omonia, cuyo significado es unidad o concordia.  

Durante años, la plaza ha estado ocupada por las obras: alcantarillado, metro, calzadas, etc. Sin embargo, en la actualidad, tras sus reformas, Omonia ha ganado puntos ante sus detractores, críticos con una estética de cemento armado y metacrilato que, en su opinión, peca de poco imaginativa. 

Lo que no puede negarse es que ésta es una plaza siempre viva. Sin embargo, debes tener cuidado, porque, sobre todo por la noche, las calles de los alrededores se llenan de personajes de dudosa reputación. No es que se trate de una zona peligrosa, pero está claro que no es el entorno idílico para pasar las veladas de tus vacaciones.

Aunque te parezca extraño, no te arrepentirás de cruzar en algún momento está caótica y alterada plaza, ya que te ofrece una visión de una Atenas que existe, aunque no sea su cara más bonita. Agradecerás, eso sí, no verla desde el interior de un taxi o un autobús porque, de ser así, tienes todos los números para quedar atrapado en un atasco.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO