ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Cementerio Central (Proto Nekrotafio)

Cementerio Central (Proto Nekrotafio) (44)

Este lugar es un auténtico museo escultórico al aire libre. Paseando por sus calles y avenidas interiores, te parecerá mentira que estés en una necrópolis, porque el entorno aquí es idílico. Y si todavía tienes tus reservas, te bastará saber que muchas familias de atenienses peregrinan hasta aquí los fines de semana para tomar un picnic entre lápidas y mausoleos. No te horrorices y cruza la verja de entrada, porque es un paseo encantador. 

Construido en 1838, si no fuera por los vistosos y monumentales sepulcros, mausoleos o criptas, que emergen entre la vegetación, podrías pensar que te encuentras en un jardín botánico. 

Las piezas del arte funerario más célebre de los siglos 19 y 20 se encuentran en este cementerio, conocido también como el Primer Cementerio de Atenas, no por su antigüedad, superada con creces por la necrópolis de Kerameikós, sino por su importancia. 

La belleza de algunas obras es extraordinaria, y transpira una sensibilidad que, en ocasiones, hace parecer que las estatuas no son de piedra, sino que cobran vida. Es el caso del conjunto escultórico en el que aparecen un anciano y su esposa, abrazados, como símbolo de una larga vida en común. Sin embargo, la escultura más admirada en el lugar es la del sepulcro de Sofia Afentaki, obra del afamado escultor Giannoulis Chalepas. Esculpida de forma clásica como una Bella Durmiente, la finura y la serenidad de su rostro y la dulzura de sus formas, la hacen parecer dormida, de acuerdo con la idea del sueño eterno. 

Aquí es donde se encuentran enterradas las personalidades más influyentes de Grecia en los dos últimos siglos. Nombres como los de la política y actriz Melina Mercouri, cuyo sepulcro está siempre lleno de flores, el importante arqueólogo alemán Heinrich Schlieman, o el poeta y premio Nobel Giórgos Seferis tienen sus sepulcros en el Cementerio Central, entre altos cipreses que se alternan con pequeños y floridos arbustos.

Paseando por el cementerio central escucharás las risas de los niños, que corretean y juegan al escondite, aprovechando los mil y un recovecos que les ofrece el lugar. Hay varias especies de árboles y plantas aromáticas pinos, tomillo, romero... compiten, con el olor del incienso que se quema en las tumbas que reciben las mejores atenciones. Puede parecerte un chiste de humor negro, pero no mentimos al decirte que este cementerio es un lugar siempre vivo.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO