ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Bruselas, breve historia

Bruselas, breve historia (1)

Aunque los orígenes de Bruselas se remontan a finales del siglo VI, no es hasta mediados del XV cuando el desarrollo de la ciudad se hace evidente. Y precisamente de esa época datan los edificios más antiguos que aquí encontrarás, junto con los construidos a finales del siglo XIX. 

Otra de las características de la ciudad es el hecho que, a lo largo de su historia, ha pertenecido a diferentes países de manera sucesiva, lo que ha motivado el cruce de culturas que verás caracteriza la ciudad. 

Aunque inició su desarrollo en la época medieval, anteriormente fue la sede de los celtas belgas, que sufrieron en su territorio el poderío del imperio romano de Julio César. Con la victoria romana se constituyó aquí la provincia de la Gallia Belgica. 

El primer gran envite que recibió Bruselas procedió de las huestes carolingias, que dominaron estos territorios. Los duques de Borgoña fueron los continuadores, quienes disfrutaron de las excelencias belgas y reunieron bajo una misma bandera toda la serie de territorios que tenían a su cargo y que denominaron Países Bajos. Y fue en la década de 1430 cuando Bruselas se convirtió en la capital de Borgoña.

Más tarde, en el año 1482, el Gobierno de la ciudad pasó a manos de los Habsburgo. 

Después, durante el siglo XVI, llegó la época de gobierno español, cuando Carlos V, por entonces soberano de Borgoña, heredó también el trono de España. Fue durante ese período cuando Bruselas se convirtió en la ciudad más poderosa de Flandes, superando a Brujas y Amberes. 

Durante el siglo XVII se sucedieron las grandes luchas políticas y religiosas por toda Europa. Y fue durante esa época cuando Luis XIV de Francia, el Rey Sol, quiso anexionar los territorios de Flandes a los suyos. Este deseo culminó con el bombardeo de Bruselas por parte de los franceses en el año 1695, destruyendo la zona de la Grand-Place y sus alrededores.   

Sin embargo, Francia terminó retirándose y los españoles permanecieron en el territorio belga hasta el año 1713, cuando, tras la Guerra de Sucesión Española, se firmó el Tratado de Utrech, por el que se cedieron a Austria los Países Bajos, con Bruselas incluida.

Este período finalizó con la ocupación, en el año 1792, de las tropas napoleónicas. Y, tras el derrocamiento de la dominación francesa, los últimos ocupantes del lugar fueron los vecinos holandeses, quienes tuvieron que marcharse de forma definitiva tras los levantamientos de 1830. 

De este modo, la independencia de Bélgica se produjo en el año 1831, cuando se transformó en una monarquía liberal y parlamentaria, la primera del continente europeo. 

Esta monarquía hereditaria se inició con Leopoldo I, a quien le sucedió su hijo, Leopoldo II, quien se erigió en el principal valedor de la mayoría de monumentos destacados que se conservan en la actualidad.  

Sin embargo, a pesar de su independencia, Bélgica no se salvó tampoco de las consecuencias de las guerras mundiales que asolaron Europa en el siglo XX, y fue ocupada por las tropas alemanas en ambas contiendas.

En el año 1950 Balduino I ascendió al trono de Bélgica y, poco después, el país se convirtió en la capital de la Europa occidental, al acoger los centros administrativos de la Unión Europea, así como el Cuartel General de la OTAN.

Buy your tickets now! No printing, no waiting!

Cata de cerveza belga

Cata de cerveza belga

Buy now Cata de cerveza belga en Bruselas

Find out more about our project I want more!

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO