ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Catédrale Saint Michel et Sainte Gudule

Catédrale Saint Michel et Sainte Gudule (38)

La Catedral de Saint-Michel et Sainte Gudule se eleva majestuosamente en la ladera que separa la Ciudad Baja de la Ciudad Alta. Las obras de construcción comenzaron en el año 1226, bajo el reinado de Enrique I, y se alargaron durante más de 300 años, lo que explica la gran variedad de estilos arquitectónicos que podrás observar. 

Pero los orígenes de este lugar se remontan hasta el año 1047, cuando el conde Lamberto II fundó aquí una iglesia dedicada a san Miguel y, más tarde, hizo también traer a este lugar las reliquias de santa Gudula que hasta ese momento se hallaban en la capilla de Saint-Géry. Y así fue precisamente cómo este sitio llegó a recibir su actual denominación. 

Una vez estés frente a ella, comprobarás que las dimensiones de esta catedral son impresionantes, como impresionante es la blancura de su piedra caliza, que ha salido a la luz gracias a una reciente restauración. 

De su fachada cabe destacar la magnífica escalinata monumental y las dos torres que la flanquean, algo muy poco habitual para la arquitectura típica de Brabante, que solía presentar sólo una. Además, a los pies de la edificación se abren tres portadas rematadas con arcos apuntados y, sobre la del medio, una ventana alta de estilo gótico flamígero. La decoración de esta portada central destaca por el pilar decorado con imágenes de los Reyes Magos y, en su tímpano, seis estatuas de los apóstoles.

Cuando entres en la catedral, lo primero que te llamará la atención es la gran sobriedad de su decoración, a pesar de que la mayor parte de ella pertenece al estilo barroco. Verás que en la nave central destacan las doce columnas de sección circular y capiteles de col rizada que sirven de apoyo a las estatuas barrocas de los doce apóstoles. 

También de ese mismo estilo es el púlpito de la verdad, una obra maestra de Henri-François Verbruggen que presenta una compleja talla de Adán y Eva en el momento de su expulsión del Paraíso. Y, en la parte superior, podrás ver la figura de la Virgen de la Inmaculada Concepción sobre una media luna aplastando la cabeza de una serpiente. 

Fíjate también en el altar mayor y en las tres tumbas monumentales que se alzan a su alrededor. Dos de ellas están dedicadas al duque Juan de Brabante y a su esposa Margarita de York, mientras que la tercera pertenece al archiduque Ernesto de Austria.

Tampoco olvides prestar atención a las bellas vidrieras, especialmente la que se alza en el flanco oeste, conocida como “La vidriera del Juicio Final”. Y es que se trata de una magnífica creación del año 1528 donde está representada la figura de Cristo mientras espera a las almas que reciben la salvación. Especialmente fascinante resulta, además, su combinación de vivos colores, entre los que destacan los azules, rojos, verdes y amarilos.  

Visita también la capilla de Nuestra Señora de la Redención, erigida a petición de la infanta Isabel a mediados del siglo XVII, y donde encontrarás también unas vidrieras en las que podrás ver representaciones de episodios de la vida de la Virgen. 

 Además, recuerda que aquí también están la imagen de santa Gudula y la estatua de san Miguel, patrones de Bruselas. 

Por otro lado, has de saber que esta catedral ha sido escenario de varios actos históricos importantes. Por ejemplo, en el año 1993 se celebraron aquí los funerales del rey Balduino, justo en el mismo lugar donde el propio rey contrajo matrimonio en 1960 con la condesa española Fabiola Fernanda de Mora y Aragón.

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO