ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Manneken Pis

Manneken Pis (4)

Esta pequeña figura de tan sólo 50 centímetros de alto se ha convertido en el símbolo más famoso y reconocible de la ciudad. La encontrarás ubicada el la Rue de l’Étuve, cerca del Ayuntamiento, y fue construida en bronce por Jérôme Duquesnoy el Viejo en el año 1619. No se sabe muy bien qué fue lo que inspiró al escultor a realizar tan peculiar imagen, pero una de las teorías dice que, en el siglo XII, se encontró al hijo de un duque orinando en medio de una batalla, así que se elaboró la estatua para simbolizar el coraje militar de este pueblo. 

Sin embargo, hay otra leyenda que cuenta que fue durante una procesión cuando una mujer descubrió a un niño haciendo pis en la pared de su casa y le echó una maldición que lo convirtió en una estatua de piedra, condenándolo a estar orinando para siempre. 

Sea cual sea la verdadera historia, lo cierto es que el Manneken-Pis se colocó en la fuente donde hoy lo encontrarás para recordar la necesidad de disponer agua potable en el barrio. Además, pronto se convirtió en un símbolo tan popular que, en el año 1770 se le añadió la hornacina de estilo Luis XV para que resaltara aún más la estatua. 

También has de saber que, durante el siglo XVIII, se produjeron varios intentos de robar la escultura: en el año 1745 la tentativa fue por parte de los británicos y, dos años más tarde, fueron los franceses quienes lo intentaron, pero la figura siempre terminó recuperándose. Sin embargo, en el año 1817, un convicto recién salido de la cárcel llamado Antoine Licas logró apoderarse de la estatuilla, dañándola sin piedad. Los habitantes de Bruselas quedaron conmocionados por este hecho, pero, con los pedazos que se rescataron, se consiguió crear un molde para elaborar una réplica de la figura, que es la que puedes ver en la actualidad.

Existe además la costumbre de vestir al Manneken-Pis durante las fechas señaladas. Esta tradición se inició en el año 1698, cuando Maximiliano Emmanuel de Baviera donó una túnica para vestir a la figura. Desde entonces, diferentes personalidades y Jefes de Estado han ido regalando indumentarias para la estatua hasta llegar a una colección de más de 300 piezas que encontrarás expuestas en el Musée de la Ville, ubicado en la Grand-Place.

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO