ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Museo dell’Opera del Duomo

Museo dell’Opera del Duomo (13)

El Museo dell’Opera del Duomo, o Museo de las Obras del Duomo, está ubicado en lo que eran los antiguos talleres de la catedral, creados en el siglo XV como residencia de los magistrados encargados de supervisar la construcción y el mantenimiento de la misma. Y precisamente a Filippo Brunelleschi, quien entonces estaba ocupado con la edificación de la cúpula, se le encargaron las obras de esta vivienda. 

Y es en este museo donde podrás contemplar las piezas originales procedentes del Duomo, el Baptisterio y el Campanile, ubicados aquí para protegerlos de la contaminación y de las inclemencias del tiempo.

Concretamente, en la planta baja hallarás herramientas y modelos utilizados para la construcción de la catedral, así como las estatuas procedentes de la fachada inacabada que realizó Arnolfo di Cambio. Entre ellas destacan las de Santa Reparata, la de la Virgen de los ojos de cristal, una hermosa Virgen de la Natividad y la figura de Bonifacio VIII. En este piso también podrás visitar una capilla octogonal que posee bellos relicarios y un hermoso retablo del año 1334.

Una vez en el entresuelo encontrarás una de las joyas del museo: la estatua de la Pietà, de Miguel Ángel. Originalmente esta obra, una de las últimas que realizó el artista, estaba pensada para que adornara el monumento fúnebre de Miguel Ángel en Santa Maria Maggiore, en Roma. Sin embargo, tras haber completado solamente el cuerpo de Cristo y la cabeza de Nicodemo, la rompió y la dejó inacabada, enfadado por la mala calidad del mármol. Fue un sirviente quien guardó lo que quedaba de obra, y un discípulo suyo quien la reconstruyó y la completó. Más tarde sería trasladada a Florencia.

En el museo también puedes contemplar una colección de estatuas realizadas por Donatello, entre las que destaca el Habacuc, un profeta del Antiguo Testamento al que los florentinos han apodado “cabeza de calabaza”. Además, cuenta la leyenda que Donatello estaba tan orgulloso del realismo del que había dotado a su obra que, una vez terminada, le dio una patada y exclamó: “¡Habla ya, imbécil!”. 

Por otro lado, aquí también hallarás dos magníficos cantorie o galerías de coro, realizadas en un primer momento para la catedral. El coro de la izquierda, bellamente esculpido en mármol blanco, es obra de Luca della Robbia, mientras que el de la derecha fue realizado por Donatello. En ambos hay representados niños y niñas cantando, bailando y tocando varios instrumentos.

Tampoco debes dejar de visitar la sala con bajorrelieves procedentes del Campanile ni la extraordinaria Maria Magdalena, también realizada por Donatello en el año 1454.

Sin embargo, las obras más importantes probablemente sean los originales paneles de bronce realizados por Ghiberti para los pórticos del Duomo. Toda una maravilla que merece ser contemplada. 

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO