ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Piazza della Signoria

Piazza della Signoria (5)

La Piazza della Signoria es un auténtico museo escultórico al aire libre y ha sido, además, escenario clave de la vida civil y política florentina desde el siglo XIV.

La plaza era en sus orígenes propiedad de los Uberti, seguidores de la facción imperial, quienes tuvieron un conflicto y perdieron frente a los partidarios del Papa. Tras estos hechos, los Uberti fueron desterrados y sus tierras, aunque en un pricipio se dejaron abandonadas, se usaron para construir un nuevo palacio para la ciudad: el Palazzo Vecchio. Además, la plaza fue sufriendo varias ampliaciones hasta convertirse en lo que es ahora. 

Otro de los episodios históricos de los que ha sido testigo este lugar es el relacionado con la figura del monje dominico Jerónimo Savonarola. Este monje fascinó a los habitantes de la ciudad con sus ideales, según los cuales, los florentinos eran el pueblo elegido y debían expiar sus pecados porque pronto la Iglesia pagaría por sus errores, así como el resto de la sociedad, que sólo buscaba su propio beneficio y placer. Tan popular se hizo Savonarola que las multitudes acudían en masa para oírle. Además, el monje hizo levantar en la plaza la denominada “Hoguera de las vanidades”, donde la gente iba a arrojar posesiones de todo tipo. Su figura se hizo tan importante que llegó a influir decisivamente en la política de la ciudad. Sin embargo, sus constantes ataques al Papa hicieron que Roma amenazara a Florencia con grandes represalias si no le entregaban a Savonarola. Finalmente, el monje fue ahorcado y quemado en la plaza en el año 1498.

Además, has de saber que, en su momento, se pretendió dar un toque de elegancia y magnificencia a este lugar, y para ello se buscó el mejor pavimento, se expulsó a mendigos y a prostitutas y se prohibió que el tráfico pesado pasara por aquí. 

En la actualidad probablemente te decepcione su aspecto, ya que en los edificios que la rodean se han ubicado varias sedes de bancos y oficinas de compañías de seguros. Sin embargo, si tu viaje se efectúa en verano, tendrás la suerte de poder disfrutar aquí de conciertos y espectáculos al aire libre.  

Y si no, no te preocupes, porque aún te queda el principal atractivo de la plaza: la multitud de estatuas que hay expuestas. La más destacada es quizá la copia del célebre David de Miguel Ángel. Y, junto a ella, presta también atención a la Fuente de Neptuno, realizada por Ammannatti en el año 1575, y que representa al dios romano del mar como conmemoración de las victorias navales toscanas. Los habitantes de la ciudad, además, le han dado el apodo de “Biancone”, por el llamativo color blanco que posee la estatua. Una estatua que no fue muy apreciada en su momento, hasta el punto que Miguel Ángel acusó a Ammannatti de haber desperdiciado un mármol de gran calidad.

En la plaza también hallarás la denominada Loggia dei Lanzi, construida por Orcagna con tres elegantes arcos para que los altos dignatarios pudieran resguardarse de las inclemencias del tiempo durante los actos públicos. Su nombre proviene de los lanceros, guardia personal de Cosme I, cuyo cuartel estaba ubicado cerca de este lugar. En la Loggia podrás ver una serie de estatuas romanas de sacerdotisas situadas en la pared del fondo. Además, también puedes disfrutar de dos espléndidas esculturas: El rapto de las sabinas, de Giambologna, y Perseo, una estatua de bronce elaborada por Cellini en la que Perseo sujeta la cabeza de una Medusa, toda una advertencia para los adversarios de Cosme I sobre cuál podía ser su destino.

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO