ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

San Lorenzo

San Lorenzo (26)

Ubicada en la Piazza di San Lorenzo, la iglesia del mismo nombre fue fundada en el año 393 por san Ambrosio, obispo de Milán, convirtiéndose así una de las iglesias más antiguas de Florencia. 

Sin embargo, la construcción que puedes ver en la actualidad no es el templo primitivo, ya que en el año 1060, la edificación fue reconstruida en estilo románico, adquiriendo categoría de catedral. Más tarde, en 1419, los Médicis financiaron una nueva iglesia, adjudicando el proyecto a Filippo Brunelleschi. La construcción se fue alargando por motivos financieros y la nueva edificación no se consagró hasta el año 1461. Eso sí, la fachada nunca llegó a terminarse.

Sin embargo, el interior resulta espléndido, toda una obra maestra del Renacimiento. Fíjate en la hermosa combinación de la piedra gris, llamada “pietra serena”, con las paredes blancas. Además, en el centro de la iglesia hallarás dos púlpitos de bronce que Donatello realizó casi al final de su vida, con 74 años. Verás que la decoración de sus relieves relatan la Pasión y la Resurrección de Cristo.

Y, si te diriges al pie del altar mayor, encontrarás una sencilla losa de piedra que cubre la austera tumba donde está entrerrado Cosme El Viejo, obra de Andrea del Verrocchio.

Visita también la hermosa Sacristía Vieja, en el lado izquierdo del crucero. Como el resto de la iglesia, fue diseñada por Brunelleschi, aunque su descoración fue llevada a cabo por Donatello. Esta sacristía alberga las tumbas de los padres y de los hijos de Cosme el Viejo. Presta también atención a su bóveda, decorada con frescos que reproducen el cielo nocturno y los signos del zodíaco.

Después has de pasar por el apacible claustro para poder acceder a la Biblioteca Laurentiana, fundada en el año 1524 para albergar la gran colección de obras que tenían los Médici. Pero el elemento más destacado de esta biblioteca lo encontrarás en el vestíbulo. Se trata de la maravillosa escalera ideada por Miguel Ángel, una de las mejores y más innovadoras obras de manierismo arquitectónico. 

No olvides tampoco pasarte por la Sacristía Nueva, cuya entrada está en la Piazza degli Aldobrandini. Aquí puedes ver otra estupenda obra de Miguel Ángel: las Tumbas Mediceas, donde están enterrados un hijo y un nieto de Lorenzo el Magnífico. Lo más destacado de estas tumbas son las cuatro figuras funerarias que las adornan y que simbolizan la noche, el día, el alba y el ocaso. 

Por último, dirígete a la Capilla de los Príncipes y disfruta al máximo de su espectacularidad, porque la verdad es que su decoración ha tardado mucho tiempo en completarse. ¿Quieres sorprenderte? La primera piedra de esta capilla se colocó en el año 1605 y su pavimentación no se terminó hasta… ¡1929! Toda una complicada elaboración que merece ser admirada en su justa medida.   

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO