ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Jan Hus, Capilla de Belén (Betlemska Kaple)

Jan Hus, Capilla de Belén (Betlemska Kaple) (6)

Uno de los personajes más importantes de la historia de Praga es, sin duda, el clérigo reformista Jan Hus. Su huella impregna multitud de lugares de la ciudad y durante siglos ha sido venerado como un mártir del pueblo checo. La capilla de Belén es uno de los lugares que más fielmente reproducen sus ideas.

Nacido en una familia humilde de Bohemia, Jan Hus se convirtió en uno de los teólogos más relevantes de su tiempo debido a su denuncia de la opulencia y la corrupción en la Iglesia. A su vez, los seguidores de Jan Hus, llamados husitas, se convirtieron en una sorprendente fuerza militar liderada por Jan Zizka. Llegaron a vencer a las tropas del Papa y el emperador católico y hasta coronaron a un rey partidario de la causa husita.

Por su parte, las críticas de Jan Hus llegan a oídos del Papa en Roma, que ordena excomulgarlo. En 1412, Wenceslao IV expulsa a Jan Hus de la ciudad. No obstante, convencido de la validez de sus ideas, acude a defenderlas al Concilio de Constanza, donde es encarcelado. Un año después, es juzgado y condenado por hereje. Murió quemado en la hoguera en 1415 pero, aun así, el pueblo siguió rindiendo homenaje a su figura.

La capilla de Belén que puedes visitar hoy en día es una fiel reconstrucción de aquella que Jan Hus utilizaba para predicar. La capilla original fue destruida en 1768 y su restauración no llegó hasta después de la Segunda Guerra Mundial, cuando las autoridades comunistas decidieron reconstruirla. Para hacerlo, se basaron en ilustraciones originales que aún pueden contemplarse.

Jan Hus predicó aquí ante una congregación de 3.000 personas todos los días entre 1402 y 1413. Entre los que iban a escucharlo había numerosos obreros, artesanos y pequeños comerciantes. Éstos se sentían identificados con los sermones de Jan Hus, en los que explicaba la necesidad de volver a las prácticas del Evangelio y, sobre todo, a la pobreza de la Iglesia. No es de extrañar que tuviera tanto éxito, ya que una parte importante de los habitantes de Praga eran pequeños clérigos que vivían con gran sencillez.

Para Jan Hus, era muy importante predicar en checo y que la congregación pudiera entender los sermones. También dio gran importancia a los cánticos populares, que adaptaba para cantarlos durante las misas. El movimiento husita hizo que el cántico adquiriera una gran importancia en Bohemia, que luego recogieron importantes compositores, como Smetana o Janacek. Jan Zizka, el líder militar de los husitas, utiliza los cánticos para dar ánimos a las tropas durante los combates contra los ejércitos del Papa y el emperador.

En consonancia con las ideas de Jan Hus, la capilla de Belén es sobria y austera. En las paredes, varias pinturas recuerdan la opulencia de la Iglesia y la muerte de Hus. Los muros también han sido decorados con textos de Hus, descubiertos en el siglo XX durante las obras de reconstrucción.

Después de la victoria de los católicos en la batalla de la Montaña Blanca, en 1620, la capilla de Belén pasó a manos de los jesuitas.

En el exterior se encuentra la casa donde vivió Jan Hus, a la derecha de la capilla.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO