ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Catedral de San Vito (Katedrála Sv. Víta)

Catedral de San Vito (Katedrála Sv. Víta) (31)

La catedral de San Vito se encuentra en el interior del recinto del castillo de Praga y es la mayor iglesia gótica del país. Cuando la visites, estarás en realidad visitando más de 1.000 años de historia de la ciudad impresa en sus muros y recordada en sus vidrieras.

En el año 929, Wenceslao manda construir una rotonda dedicada a San Vito. Un siglo después, en el año 1060, se construye aquí una basílica románica. No fue hasta 1344 que empieza la construcción de la catedral como la vemos hoy en día, bajo el reinado de Carlos IV.

El arquitecto encargado del proyecto en un principio fue el francés Mathieu d’Arras, que diseñó un proyecto parecido a las catedrales góticas de su país. Pero a su muerte en 1352 llamaron al afamado arquitecto Peter Parler, que fue el constructor del puente de Carlos, también iniciado durante el mandato de Carlos IV.

Muchas construcciones antiguas se han construido a lo largo de varios siglos, aunque no es común que sus obras duren casi seiscientos años, como las de la catedral de San Vito. En efecto, la convulsa historia de Praga, con guerras, incendios y saqueos, hizo que la catedral no se diera por finalizada hasta 1929. Por este motivo, en su interior se aprecian estilos distintos que van desde el gótico hasta el arte moderno. A lo largo de su historia, la catedral ha sido lugar de culto para husitas y calvinistas.

Si paseas alrededor de la catedral de San Vito, no dejes de fijarte en las gárgolas, que con sus formas fantasiosas esconden ingeniosamente las salidas de agua.

En la fachada sur se encuentra una espectacular torre de 99 metros de altura, construida por Peter Parler. Está coronada por un campanario que se añadió más tarde, en 1770. Aquí está el Pórtico Dorado, que hasta el siglo XIX fue la principal puerta de acceso al interior de la catedral. El pórtico fue decorado por maestros venecianos en el siglo XIV, con escenas del Juicio Final.

La fachada oeste es donde se encuentra actualmente la puerta principal. Tiene tres portones de bronce coronados por un rosetón que Frantisek Kysela realizó en los últimos años de las obras, entre 1925 y 1927. El rosetón representa escenas de la creación. También hay catorce estatuas de santos y otras que representan a Carlos IV y a los arquitectos de la catedral.

Una vez hayas entrado en el interior, probablemente no te pasarán por alto las dimensiones del templo. Nada menos que 124 metros de largo, 60 de ancho y 34 de altura. La estructura es de tres naves con capillas laterales.

El presbiterio de la catedral de San Vito es de estilo gótico y en su bóveda es donde se refleja el genio y el talento arquitectónico de Peter Parler, que creó soluciones constructivas distintas a las que se conocían en la época.

Por encima de ti, 21 bustos decoran el triforio: son hombres y mujeres de la dinastía Luxemburgo, así como varios arzobispos y los constructores de la catedral. Los expertos consideran que son obras maestras de la escultura checa.

Uno de los lugares más destacados de la catedral de San Vito es, sin duda, la capilla de San Wenceslao. Se trata de una obra maestra del gótico, construida por Peter Parler entre 1362 y 1367 en el lugar donde fue enterrado el santo. En las paredes de la capilla, más de 1.000 piedras preciosas engarzadas en oro rinden homenaje a uno de los mártires más venerados por el pueblo. Particularmente curiosa es la aldaba de bronce que se exhibe aquí. Según la leyenda, Wenceslao, que fue asesinado por órdenes de su hermano, se agarró a esta aldaba y quedó sujeto a ella y de pie incluso después de muerto.

También verás la suntuosa tumba de San Juan Nepomuceno, para la que se utilizaron más de 20 toneladas de plata maciza. Se construyó en 1736.

Las vidrieras dan fe de la variedad de estilos en la catedral de San Vito, ya que cuentan con las firmas de los mejores artistas de su época. Destaca, por ejemplo, la vidriera que realizó Alphonse Mucha a principios del siglo XX sobre San Cirilo y San Metodio.

Bajando por unas escaleras se accede a la cripta. En ella se encuentra el panteón real, con las tumbas de varios gobernantes, como Carlos IV, que yace junto a sus cuatro esposas y algunos de sus hijos. También en la cripta podrás ver los restos de la primera rotonda de San Vito.

Desde 1791, la catedral ha guardado celosamente las joyas de la corona checa. El tesoro real todavía se encuentra bajo el suelo de este templo, en una sala cerrada con siete cerraduras cuyas llaves están en poder de siete instituciones distintas. Aunque no se puedan visitar, tal vez te resulte curioso saber que una de estas joyas, la corona de Carlos IV, tiene una leyenda de lo más inquietante. La tradición asegura que quien se la pone sin tener derecho muere de manera violenta, como de hecho ha sucedido varias veces a lo largo de la historia. Tal vez, quién sabe si el motivo por el que han dejado de mostrarla en público es el de evitar tentaciones.

Buy your tickets now! No printing, no waiting!

Catedral de San Vito

Catedral de San Vito

Buy now Entradas para la Catedral de San Vito

Find out more about our project I want more!

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO