ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Monasterio Eslavo de Emaús (Kláster Na Slovanech -Emauzy-)

Monasterio Eslavo de Emaús (Kláster Na Slovanech -Emauzy-) (45)

Tal vez hayas oído el dicho popular que afirma que en Praga hay tantas iglesias como días tiene el año, pero lo sorprendente de este templo, el Monasterio Eslavo de Emaús, es que conserva en su interior tantas historias como capítulos ha tenido la vida religiosa de Praga.

El Monasterio Eslavo de Emaús, así como su iglesia, fue fundado en 1347 por el emprendedor Carlos IV, que contaba para esta empresa con el apoyo del papa Clemente. Su objetivo era aproximar las iglesias de Oriente y Occidente. Los primeros en habitar el monasterio y darle vida fueron los monjes benedictinos croatas, que daban misa en eslavo antiguo y se dedicaban a transcribir antiguos documentos para así perpetuar esta lengua. En poco tiempo, el monasterio se convirtió en el centro cultural más importante de Bohemia.

En 1419, los monjes se pasaron al husitismo, la doctrina religiosa promovida por Jan Hus, con lo que lograron salvar al monasterio de la destrucción durante las llamadas guerras husitas. En 1446, se formó aquí una orden afín a este movimiento.

Tras la victoria católica en la batalla de la Montaña Blanca, el monasterio pasó a manos de los benedictinos españoles venidos de la abadía de Montserrat, en 1635. En 1712 todo el conjunto fue restaurado según el estilo artístico imperante, el barroco.

Hacia finales del siglo XIX, un nuevo cambio de orden hizo que el monasterio fuera ocupado por los benedictinos alemanes, expulsados por Bismarck, que a su vez transformaron el templo en estilo neogótico.

Pero la tempestuosa historia de Emaús no termina aquí, ya que fue prácticamente destruido por un bombardeo norteamericano en 1945. En su reconstrucción, casi 20 años después, Frantisek Cerny añadió a la iglesia dos impactantes alerones de hormigón.

El monasterio Eslavo de Emaús fue célebre por el “scriptorium”, ya que aquí se transcribieron magníficas versiones de las Sagradas Escrituras. Es el caso del “Registrum Slavorum” o “Evangeliario eslavo”, también conocido como “Texto de la coronación de los reyes de Francia”. Este último nombre se debe a que todos los reyes de Francia, desde Enrique III, juraban sobre este evangelio en el momento de su coronación. Había sido llevado a Francia por el cardenal de Lorena y donado a la catedral de Reims en 1574.

Algunos de los frescos más admirados de Bohemia se conservan en el monasterio Eslavo de Emaús. Datan de 1360, aunque no es éste el principal motivo de su mala conservación, sino el hecho de haber resultado parcialmente destruidos durante la segunda guerra mundial.

En el claustro, la pintura mural gótica se salvó de la destrucción que sufrieron otros templos durante las guerras husitas, ya que el monasterio albergaba a una orden de este movimiento. En la parte inferior de la pintura, varios episodios del Antiguo Testamento preludian las escenas que pueden verse en la parte superior, dedicada a la vida de Jesucristo. De los tres artistas que se cree que trabajaron en estos frescos, sólo se conocen dos: Nikolaus Wurmser de Estrasburgo y el maestro Oswald, de la corte de Carlos IV.

Desde 1991, y tal vez con la intención de darle al fin un poco de paz, el monasterio Eslavo de Emaús alberga varios institutos científicos checos.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO