ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Rudolfinum

Rudolfinum (15)

Situada en el barrio de Josefov, la sala de conciertos Rudolfinum está considerada como uno de los más bellos exponentes de la arquitectura checa del siglo XIX. Sus autores, los arquitectos Josef Zítek y Josef Schulz, recibieron la delicada misión de diseñar una sala que estuviera a la par con la fama musical de Praga. El resultado es este hermoso edificio que, al igual que el Teatro Nacional, es de estilo neorrenacentista.

Su construcción llevó ocho años de trabajo y fue sufragada por la Caja de Ahorros Checa, en conmemoración por su 50 aniversario. El nombre de la sala proviene del archiduque Rodolfo de Habsburgo.

La reputación del Rudolfinum ha hecho que históricamente reciba también los nombres de “templo de belleza” o “casa de los artistas”. En el exterior, la balaustrada de forma sinuosa acoge estatuas de compositores checos, alemanes y austríacos.

Desde su inauguración, el Rudolfinum es la sede de la Orquesta Filarmónica Checa. Entre sus paredes se escuchó por primera vez en 1896 la “Sinfonía del Nuevo Mundo”, del compositor Dvorák. Este mismo compositor ha acabado dando nombre a la sala principal del Rudolfinum, que con su excelente acústica y su rica decoración es un auténtico tesoro para el mundo de la música. Detrás de la Sala Dvorák, se encuentra un espacio más pequeño destinado exclusivamente a la música de cámara.

El Rudolfinum tiene también una sala de exposiciones dedicada a las artes plásticas. En su galería se muestra una colección de arte moderno. 

Entre 1918 y 1939 y durante un breve período de tiempo después de la Segunda Guerra Mundial, el Rudolfinum fue la sede del Parlamento Checoslovaco. Hasta 1992 acogió el Conservatorio y la Academia de Música.

La música checa ha dado al mundo numerosos e importantes compositores que, de alguna manera, estuvieron relacionados con el Rudolfinum. Lamentablemente, muchos de ellos acabaron sus días en campos de concentración, como Viktor Ullmann, Gideon Klein, Pavel Haas y Hans Krase.

En el Rudolfinum tienen lugar los principales conciertos del Festival Primavera de Praga. Este certamen se celebró por primera vez en 1946 para celebrar los 50 años de la Filarmónica Checa. Si te apasiona la música clásica, no dejes de viajar a esta ciudad entre los días 12 de mayo y 3 de junio. El primer día, que coincide con el aniversario de la muerte del compositor Smetana, se interpreta su obra “Mi patria”. En la última jornada podrás escuchar la “Novena sinfonía” de Beethoven. La reputación de este ciclo es tal que los amantes de la música lo consideran una de las citas anuales más importantes del mundo.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO