ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Museo Nacional Judío, Sinagogas Maisel y Pinkas

Museo Nacional Judío, Sinagogas Maisel y Pinkas (23)

El barrio judío de Praga te depara aún la visita a dos sinagogas que, por distintos motivos, están relacionadas con el capítulo más trágico de la historia reciente: el nazismo. Recuerda no desprenderte de tu entrada al Museo Nacional Judío, porque con ella se te abrirán las puertas de la sinagoga Maisel y la sinagoga Pinkas.

La sinagoga Maisel se llama así en honor a Mordechai Maisel, uno de los hombres más ricos de su época además de filántropo y alcalde del barrio judío de Praga. Maisel amasó una enorme fortuna prestando dinero al emperador Rodolfo II. A cambio, a la muerte de Maisel el emperador se quedaría con la mitad de su fortuna.

Al día siguiente de su fallecimiento muerte, el emperador no dudó en ejecutar este curioso y para algunos siniestro pacto. Al acabar de requisar todos los bienes que había dejado el propio Maisel, el monarca los consideró insuficientes y dio orden a la comunidad judía de aportar lo que consideraba que era la parte que aún faltaba de la fortuna y que le correspondía. El problema de la deuda no se solucionó hasta el reinado de José II, 180 años después.

Como alcalde del barrio, Mordechai Maisel consiguió del monarca que la vida de los judíos de Praga fuera un poco mejor en muchos aspectos. También obtuvo para sí mismo el derecho a construir una sinagoga privada para él y su familia. El templo original se construyó en el siglo XVI y tenía de la ornamentación más rica de todas las sinagogas de la ciudad. No obstante, todo aquello quedó perdido en el incendio de 1689. El edificio que puedes visitar hoy en día es de principios del siglo XX.

Desde los años 60, se expone en la sinagoga Maisel una rica colección de objetos relacionados con los ritos religiosos judíos desde el renacimiento hasta el siglo XX. Vale la pena no perderse la muestra de punteros, que son objetos diseñados para poder seguir el texto de la Torá sin tocarlo con las manos. Las coronas que decoran el rollo de la Torá o los escudos que se colocaban sobre el manto que la cubre son también dignos de ver. Completan la colección todo tipo de platos, candelabros y lámparas.

Sin embargo, toda esta riqueza tiene un desdichado origen, ya que fueron los nazis quienes trajeron aquí muchos de estos objetos desde toda Bohemia. Su propósito era, algún día, convertir este lugar en el museo de un pueblo extinguido por los propios nazis.

Por su parte, la sinagoga Pinkas fue fundada en 1479 por el rabino Pinkas y remodelada casi un siglo después por uno de sus descendientes. A lo largo de la historia, ha sido reconstruida en varias ocasiones y con formas distintas. Recientes excavaciones han hecho salir a la superficie incluso un antiguo baño medieval. La parte más importante de la sinagoga actual está cubierta por una bóveda gótica.

Desde el año 1959, la sinagoga Pinkas se ha consagrado a la memoria de los judíos checoslovacos víctimas del nazismo, la mayoría de los cuales fueron encarcelados en un campo ubicado en el cercano pueblo de Terezin. Aquí, a 60 kilómetros de Praga, los nazis expulsaron a toda la población y construyeron un campo de detenidos que en realidad servía como lugar de paso hacia otros campos.

En Terezin se llevó a cabo un intento de enmascarar la desgarradora realidad con la organización de conciertos y la filmación de una película que debía mostrar al mundo las buenas condiciones en las que supuestamente vivían los judíos bajo el régimen de Hitler. Se calcula que por este campo pasaron unas 140.000 personas, de las cuales 15.000 eran niños. Dibujos hechos por algunos de estos niños pueden contemplarse en la sinagoga.

En los muros de la sinagoga Pinkas están escritos a mano los nombres, con las fechas de nacimiento y defunción, de los 77.297 judíos checoslovacos que nunca regresaron. Una tras otra, estas inscripciones les rinden un homenaje extraordinariamente conmovedor desde la más absoluta sencillez. Simplemente, los nombres de los que fueron llevados para no volver.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO