ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

San Juan Nepomuceno del Peñón (Sv. Jan Nepomucky na Skalce)

San Juan Nepomuceno del Peñón (Sv. Jan Nepomucky na Skalce) (46)

La iglesia de San Juan Nepomuceno del Peñón está consagrada a uno de los santos más queridos de esta zona de Europa, que también es santo patrono de Bohemia. Sin embargo, como verás más adelante, recientemente se ha descubierto que tal vez se haya estado venerando a un impostor accidental.

San Juan Nepomuceno del Peñón es una de las iglesias más pequeñas de Praga y fue encargada por las ursulinas en 1720. El afamado arquitecto Kilian Ignaz Dientzenhofer realizó una obra barroca bastante innovadora para su época. En el exterior, la fachada forma un ángulo agudo con las dos torres gemelas de sección cuadrada. La escalinata doble que lleva a la entrada principal es posterior, de alrededor de 1770.

En el reducido interior, la planta es octogonal con lados cóncavos. La curva se completa con elipses hacia la fachada y hacia el ábside, que presenta formas curvilíneas.

En el altar mayor, encontrarás una réplica en madera de la estatua de San Juan Nepomuceno que Jan Brokof esculpió en piedra para el puente de Carlos.

El pintor Václav Vavrinec Reiner realizó varios frescos en esta iglesia que relatan algunas escenas de la vida del santo. Y es que ésta, de ser cierta la leyenda, da para mucho.

En 1393, el vicario de la diócesis de Praga era un hombre llamado Jan de Pomuk o Jan de Nepomuk, según las distintas versiones. Tras un conflicto con el arzobispo, Jan de Pomuk fue arrestado por el rey Wenceslao IV, torturado y finalmente asesinado.

Por si esto no fuera poco, su cuerpo sin vida fue arrojado al río Moldava, justo en el punto donde ahora de alza su estatua. Dice la tradición en el lugar donde cayó el cadáver se reflejaron las estrellas durante toda la noche. Es por este motivo que a San Juan Nepomuceno se lo representa con una corona de estrellas.

Casi un siglo después, en 1450, un cronista vienés popularizó que el motivo del arresto de Jan de Pomuk fue negarse a revelar al rey los secretos que la reina le había contado durante la confesión. Esta explicación hizo fortuna y es la razón por la cual se considera a San Juan Nepomuceno como el santo mártir del silencio.

Entre los siglos XVII y XVIII se desarrolla el culto en Bohemia y se diversifican las leyendas en torno a este santo.

En 1719, durante el proceso de canonización, se exhumó el cadáver del santo y se encontró un fragmento seco de lo que se supuso que era la lengua. Al sumergirlo en agua ante los expertos del tribunal, se empezó a hinchar, lo que se consideró signo inequívoco de santidad. Desde entonces, la lengua es el emblema de San Juan Nepomuceno y se representa en todas las capillas dedicadas a este santo en Praga. Sin embargo, en 1980, se descubrió que aquella supuesta lengua era en realidad un fragmento de cerebro.

Sin embargo, la historia de los posibles equívocos no termina aquí, ya que son varios los expertos que sostienen que el Jan de Pomuk asesinado por los hombres del rey nunca fue confesor de la reina. De esta manera durante siglos se habría estado venerando a quien en realidad fueron dos personas de idéntico nombre y distinta vida. No obstante, ¿acaso no son éstas las anécdotas de las que se nutre constantemente la historia?

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO