ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Historia

Historia (2)

Fue fundada por los Turdetanos, se dice que son descendientes de los Tartessos (cuyo nombre proviene del que recibía entonces el río Guadalquivir, Tarsis) el primer pueblo en crear un núcleo de población en una pequeña isla en medio del Guadalquivir en el siglo 8 aC. 

Sin embargo, la llegada de los cartagineses, comenzó una gran lucha entre estos dos pueblos que terminó con la rendición de los Turdetanos. 

Las tropas romanas entraron aquí en el año 206 aC bajo las órdenes del general Escipión, acabando con los cartagineses que habitaban y defendían la región. El pueblo romano permaneció en la zona durante 700 años, dividiendo el territorio en provincias. La Bética, con capital en Córdoba, corresponde al actual territorio de Andalucía, y fue una de las provincias más ricas de Roma. 

En el año 49 aC, Híspalis, que era el nombre que habían dado a Sevilla, poseía muralla y foro y estaba considerada como una réplica de Roma. De hecho, era una de las ciudades más importantes de Hispania (España) en general y, a finales del Imperio, era la undécima ciudad del mundo. Incluso dos de los emperadores romanos más importantes, Adriano y Trajano, nacieron en la Bética. Sevilla, además, fue puerto de Roma, hecho que dotó a la ciudad de un gran movimiento mercantil.

Tras el Imperio Romano, la zona fue tomada por los visigodos, quienes conservaron los valores romanos hasta la llegada de los árabes, en el año 712 Sevilla es conquistada por los árabes al mando de Musa ibn Nusayr.  Denominaron Al Andalus a este territorio, hoy Andalucía, y rebautizaron la ciudad con el nombre de Isbiliya. Aunque el pueblo lo pronunciaba Sibilia, de donde procede su nombre actual. Alrededor del año 1030, con la caída del califato de Córdoba se promueve la aparición de los Reinos de Taifas. Isbiliya disfruta de una época de esplendor bajo el reinando de Al Mutamid, rey culto, amante de las artes y las letras y a la vez buen gobernante. 

Más tarde, para frenar la expansión de Alfonso VI rey de Castilla y León y yerno de Al Mutamid pues se casó con su hija Zaida, los reyes musulmanes de Badajoz, Granada e Isbiliya deciden pedir ayuda exterior, a los almorávides del norte de África. Pero se vuelven contra los Reinos Taifas y acabaron invadieron la región y en el año 1091 se adueñan de Isbiliya, desterrando a Al Mutamid y encerrándolo en Tánger. 

Se inició un periodo de decadencia, sobre todo a causa de la extremada rigidez religiosa y social, hecho que desencanta al pueblo que se moviliza en movimientos independentistas y al mismo tiempo se produce un éxodo de mudéjares hacia otras zonas. Esta situación incitó a los almohades a desembarcar en Cádiz en el año 1146, fijando su capital en Sevilla. El poder en manos de los almohades restableció el antiguo esplendor político y económico de la ciudad.

Durante esta época creció enormemente la riqueza cultural de Sevilla, y es cuando por ejemplo, se construyeron la Giralda, el Alcázar y San Marcos.

Las periódicas crecidas del río Guadalquivir y las frecuentes incursiones castellanas como por ejemplo la gran victoria de Navas de Tolosa en 1212, entre otros sucesos, hacen que el imperio almohade se resienta notablemente. Y en 1220 se encuentra en una fase de total declive. Así que los cristianos aprovecharon esta situación para reconquistar la ciudad, hecho que consiguió Fernando III de Castilla, tras 15 meses de resistencia, el 23 de noviembre de 1248.

Si bien los musulmanes son obligados a abandonar la ciudad, regresan al poco tiempo al conocer que Alfonso X, el Sabio, hijo y sucesor de Fernando III, muestra una mayor tolerancia. También permitió el asentamiento de los judíos. Gran protector de las artes y las ciencias, escritor y gran amante de Sevilla, impulsó un gran florecimiento de la ciudad, aunando las tres grandes culturas: árabe, judía y cristiana.

En el siglo 15 se culmina la conquista cristiana y Sevilla se convierte en Sede de la Santa Inquisición.

Más tarde, el descubrimiento del Nuevo Mundo en 1492 fue muy significativo para la ciudad, ya que a partir de aquel momento se convirtió en el puerto de salida europeo hacia América. En 1503 Los Reyes Católicos erigen la Casa de Contratación, que organiza las flotas y expediciones colonizadoras. Con las flotas de Indias llegaron asombrosas fortunas y tesoros a la ciudad, que se convirtió en una de las más ricas de Europa. En el siglo 16, Sevilla era, sin lugar a dudas, el centro comercial y financiero de Europa. Sevilla se expande y es un gran momento en el que se edifica y se remodelan muchos edificios; la Casa de Pilatos, el Archivo de Indias, se continúa la Catedral...

Sin embargo, por aquel entonces el rey Carlos I fue nombrado emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y, aunque España se convirtió en ese momento en la región más poderosa de Europa, las constantes guerras del Imperio terminaron con las riquezas que entraban por el puerto de Sevilla. 

La crisis económica que sufre toda Europa en general, junto a riadas y epidemias también hacen mella en la ciudad de Sevilla. Además, alrededor del año 1680 se encenagó el Guadalquivir y el comercio pasó a la vecina ciudad de Cádiz en 1717, con el consiguiente declive de la ciudad. Aunque no se corresponde con el momento de gran florecimiento que experimentan la cultura y el arte.

Debido a la gran profusión de iglesias y conventos se le denomina a Sevilla, ciudad convento, es en el siglo 17 que nace la Semana Santa.

La invasión francesa también afectó a Sevilla, fue el 1 de febrero de 1810, sin realizar un solo disparo, pues se negoció la rendición para evitar el derramamiento de sangre. 

El sentimiento antinapoleónico era generalizado y la lucha contra el invasor fue unánime en toda España, participando todas las clases sociales.

Además, la favorable acogida inicial de los franceses por parte de las autoridades locales se fue diluyendo. Las continuas peticiones de impuestos especiales para pagar al ejército imperial, las convocatorias forzosas de milicias ciudadanas y el deterioro total de la industria, el comercio y la producción agraria, junto a que desde Cádiz, Gibraltar y Portugal, los aliados hispano-anglo-portugueses no sólo resistían, sino que recuperaban posiciones, terminaron expulsando a los franceses que el 27 de  Agosto de 1812 se retiran de Andalucía saqueando y destruyendo todo lo que pueden en su huída.

Más tarde, una gran epidemia de fiebre amarilla en 1821 abarcó toda la ciudad y en cuatro meses fulminó a un tercio de su población.

El siglo 20 se recibe con la Exposición Universal de 1929. Con magníficas construcciones como la Plaza de España y el Parque de María Luisa. Y se inicia una remodelación de la infraestructura para modernizar y mejorar las comunicaciones: la red de tranvías, la canalización del río y la construcción del aeropuerto entre otras acciones. 

Tras el paréntesis negro de la guerra civil española entre 1936 y 1939, en los años 60 la ciudad se expande y continúa su modernización. Convirtiéndose en un poderoso centro industrial. En el 92 con motivo de la Exposición Universal, Sevilla renace con nuevos puentes, avenidas, como el puente del Alamillo de Santiago Calatrava, el de la Barqueta, nuevas avenidas y se mejora el enlace entre Madrid - Sevilla con el tren de alta velocidad.

En el siglo 21 Sevilla sigue su crecimiento, el Metrocentro, el Puerto de las delicias, el acuario, el cierre del anillo ferroviario... y sigue y sigue, Sevilla tiene historia para rato.

Buy your tickets now! No printing, no waiting!

Travesía por el río Guadalquivir

Travesía por el río Guadalquivir

Buy now Visita turística a Sevilla con acuario y travesía en barco por el río Guadalquivir
Bus turístico de Sevilla

Bus turístico de Sevilla

Buy now Acceso a los platos fuertes de Sevilla durante 24 horas

Find out more about our project I want more!

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO