ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Hospital de la Caridad

Hospital de la Caridad (7)

El Hospital de la Caridad, fundado por Miguel de Mañara, merece que le dediques un tiempo de tu viaje a Sevilla, ya que se trata de una de las mejores pinacotecas de la ciudad. Además, en este edificio terminado en el año 1670 aún se atiende a los enfermos y es, al mismo tiempo, un asilo de ancianos.

Miguel de Mañara fue elegido Hermano Mayor de la Hermandad de la Santa Caridad que existe en Sevilla desde mediados del siglo 16. Entre sus misiones tenían la de enterrar a los ajusticiados, los ahogados en el río y a los abandonados que nadie reclamaba su cuerpo. Mañara fue el impulsor de esta gran obra decorada en su interior por los más prestigiosos artistas sevillanos del momento.

Para empezar, verás que frente a su entrada principal se alza la estatua de su benefactor, Miguel de Mañara, y que su fachada, adornada de azulejos, que representan a San Jorge, Santiago, La Fe, La Esperanza y La Caridad, es un claro ejemplo del barroco sevillano. 

Una vez en el interior, apreciarás que el conjunto está organizado alrededor de dos patios cuadrados. En el centro de cada uno de ellos hallarás dos fuentes de mármol con las estatuas de la Caridad y la Misericordia. Estos dos patios, obra de Leonardo de Figueroa, están decorados con espléndidos azulejos holandeses del siglo XVIII, en los que hay representadas una sucesión de escenas bíblicas. 

También puedes visitar el interior de la iglesia del hospital. Esta iglesia de sencilla fachada alberga lienzos originales de artistas del siglo XVII, a pesar de que durante la invasión napoleónica de 1810, el mariscal Soult sustrajo algunas de las mejores piezas que aquí existían, y que ahora pueden verse en museos de diferentes países. Sin embargo, no te pierdas las pinturas de los muros laterales, realizadas por Juan de Valdés Leal, tituladas “En un abrir y cerrar de ojos”, porque es así como llega la muerte, y “El final de las glorias terrenales”. Estas obras te llamarán la atención por su espectacularidad y por su oscuro y dramatizado realismo.

Si te fijas en el retablo mayor, uno de los más impresionantes de la escultura española, podrás ver en él una serie de pinturas de Murillo, pertenecientes a su serie “Misericordia”. 

Puedes observar también otra obra de Murillo en la pared derecha de la iglesia, así como “El retablo de San José”, realizado por Bernardo Simón de Pineda. En el púlpito, además, destaca una escultura que simboliza la Caridad, obra de Pedro Roldán. 

También, en el lado izquierdo de la iglesia, hallarás unas escaleras que te conducirán a la cripta, donde se encuentra enterrado el propio Miguel de Mañara.

Además, en uno de los pequeños patios interiores encontrarás los rosales traídos por Mañara en el año 1671, que se conservan milagrosamente intactos desde entonces. Y, a la salida, fíjate en la pequeña pileta del siglo XVII que se ubicó en este lugar para así dar de beber a los perros sedientos. 

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO