ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Palacio de San Telmo

Palacio de San Telmo (35)

Este imponente palacio se construyó en el año 1682 como Universidad de Navegantes y, un siglo más tarde, pasó a ser una escuela de marinos para jóvenes de la nobleza o “huérfanos pobres y de noble cuna”. Como curiosidad, uno de sus ilustres alumnos fue Gustavo Adolfo Bécquer. Este colegio se cerró en el año 1848, cuando se convirtió en la residencia de los duques de Montpensier. 

Durante los años en los que los duques fueron los propietarios del palacio, éstos acumularon una gran cantidad de obras de arte que desgraciadamente se perdieron cuando, en 1901, la infanta donó el palacio al Arzobispado. A partir de ese momento, el edificio se convirtió en Seminario Mayor. Este uso se mantuvo hasta que pasó a manos de la Junta de Andalucía, convirtiéndose en su sede hasta día de hoy.

Probablemente, lo que más te llamará la atención del Palacio de San Telmo es su portada churrigueresca, terminada en el año 1734 por Antonio Matías de Figueroa. Se trata de un grupo de columnas jónicas que enmarcan la puerta principal y sujetan un gran balcón. Además, verás que un grupo de figuras alegóricas de las artes y las ciencias rodean las columnas y, en lo alto, encontrarás una figura de San Telmo, patrón de la navegación, flanqueado por San Fernando y San Hermenegildo.

Si te diriges a la fachada que da a la Avenida de Palos de la Frontera comprobarás que su friso está coronado por doce grandes efigies de sevillanos ilustres como Velázquez o Murillo. Estas esculturas fueron realizadas por Antonio Susillo en 1895.

Además, en la época en la que los duques de Montpensier fueron los propietarios, éstos mandaron construir un panteón, donde se venera a la Virgen del Buen Aire, la misma que dio nombre a la capital argentina. 

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO