ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Real Alcázar

Real Alcázar (22)

El Alcázar es, junto a La Giralda, el legado musulmán más importante de Sevilla.

No es solo un Palacio, sino un conjunto de ellos, producto de las sucesivas reformas que a lo largo de los años se han ido realizando, convirtiéndose en la más variada gama de estilos, materiales e influencias de cuantas podemos encontrar en Sevilla. Islámico, mudéjar, gótico, renacentista... una mezcla rica e increíble de estilos.

Fue en el año 712 cuando los árabes llegaron y se instalaron en la capital andaluza y en este mismo lugar edificaron varios recintos para entre otras utilidades alojar a los jefes árabes. 

El primer Palacio lo mandó construir Abderraman III en el siglo X y fue llamada Casa del Gobernador. De este palacio solo quedan los lienzos de las murallas que rodean al Patio de Banderas. 

En el siglo 11 se añadió el Alcázar o Palacio de las Bendiciones y un siglo mas tarde los almohades le agregaron patios y palacios.

Aunque de esta etapa almohade quedan solo originalmente el Patio del Yeso y un trozo de muralla.

Tras la Reconquista, en 1248, se alojo en él Fernando III. Le siguieron otros monarcas como Alfonso X el Sabio y Alfonso XI que construyeron los grandes salones góticos y la Sala de la Justicia respectivamente. 

Sin embargo, fue Pedro I quien, en el año 1364 ordenó construir una residencia real dentro de los palacios almohades. Este Rey sentía una predilección especial por Sevilla y la escogió como capital de su reino. Era muy aficionado a las artes y costumbres islámicas por eso escogió este estilo arquitectónico. Dos años más tarde, los mejores artesanos de Granada y Toledo terminaron un maravilloso palacio que, además, se convirtió en el primero de un rey castellano que no estaba protegido tras los muros y defensas de un castillo. También se levantó la Capilla Gótica, el apeadero, el Patio de la Montería y los Grutescos de los jardines. Actualmente, el Palacio de Pedro I es considerado el más completo ejemplo de la arquitectura mudéjar en España. De hecho, su espléndida fachada es uno de los elementos que no debes pasar por alto en tu visita.

También has de saber que la planta superior de este palacio es la que utilizan como residencia los reyes y jefes de Estado cuando visitan la ciudad.

Las dependencias están distribuidas en dos áreas diferenciadas: la zona oficial y las habitaciones privadas. A la zona oficial corresponde el Patio de las Doncellas, espacio decorado por los mejores artistas de Granada. Por su parte, en el espacio privado hallarás el Patio de las Muñecas, que fue el corazón doméstico del palacio y recibe su nombre por los minúsculos rostros que decoran uno de sus arcos. Estas dos zonas se cruzan en el llamado Salón de los Embajadores, donde destaca su suntuosa cúpula de 1427 realizada en madera de cedro ricamente tallada y decorada en oro. 

De estilo renacentista encontrarás otro de los elementos importantes de este fantástico conjunto arquitectónico es la Casa de la Contratación organismo creado en 1503 ya que tras el Descubrimiento de América, Sevilla se convirtió en uno de los puertos más importantes de Europa. Y  es donde, se dice, Isabel la Católica ejecutó los planes de los célebres descubridores de la época, incluyendo la primera vuelta al mundo de Magallanes. 

Con motivo del matrimonio de Carlos V con la princesa Isabel de Portugal, que se celebró en el Alcázar el 11 de marzo de 1526, también se realizaron diversas reformas.

Pero una de las zonas más impresionantes y alabadas del Real Alcázar son sus jardines, ordenados en terrazas con fuentes y pabellones. De gran valor histórico, reflejan los diferentes estilos de jardinería que se desarrollaban en cada época. Podrás maravillarte con especies procedentes de todos los rincones del planeta, más de 170 repartidas en los más de 60.000 metros cuadrados. No te pierdas el Naranjal, el Gran Estanque, el jardín de la Danza y los baños de Doña María de Padilla. Visita también la fuente de Neptuno en los jardines del Príncipe, así como el Pabellón de Carlos V, que ostenta el más rico artesonado de todo el Alcázar. 

Antes de irte, pasa también por el Patio de Banderas, lugar donde se colocaban las banderas cuando se alojaba algún rey en palacio. 

Pasea sin prisas, disfruta de cada detalle de uno de los conjuntos arquitectónicos más bonitos del mundo. Desde 1988 este edifico es considerado como Patrimonio de la Humanidad.

Además, si tu viaje se realiza en verano, ten también en cuenta que en esta época del año, aparte de disfrutar de la belleza arquitectónica del lugar, puedes asistir a alguno de los conciertos nocturnos que se realizan en sus hermosos jardines.

Buy your tickets now! No printing, no waiting!

Alcázar de Sevilla

Alcázar de Sevilla

Buy now Visita guiada al Alcázar de Sevilla

Find out more about our project I want more!

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO