ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Fonte Gaia

Fonte Gaia (5)

El pavimento rojizo de la famosa Piazza del Campo tiene 9 secciones en honor al Consejo de los Nueve del siglo XIII y justo en la sección quinta, la del medio, puedes encontrar una pequeña pero hermosa fuente que la adorna. Es la Fonte Gaia, es decir, fuente de la alegría. Y es que esta fuente, construida por un arquitecto aún desconocido en 1343, se levantó para celebrar la llegada del suministro de agua a la ciudad. Desde luego, toda una alegría. 

Más tarde, en 1408, el escultor local Jacopo della Quercia fue el encargado de reemplazar la primera fuente por otra de aspecto más espectacular. El célebre artista tardó 17 años en acabarla con sus esculturas, relieves florales, cornisas, escudos de armas y demás detalles. Por eso, está considerada como una de las obras maestras de la escultura italiana del siglo XV. Aún así, la fuente que ves hoy es una réplica realizada en 1858 por el escultor sienés Tito Sarrocchi.

Admira sin prisa sus detalles. Entre otros, a la izquierda, la Creación de Adán. A la derecha, la Expulsión del Paraíso. Y frente a ti, la Virgen y el Niño. Todos rodeados de ángeles y virtudes. Sin duda, es una obra excepcionalmente bella.

Si quieres ver alguna de las esculturas originales de Jacopo della Quercia, debes dirigirte al antiguo Ospedale di Santa Maria della Scala que hoy alberga un imperdible complejo museístico. Asimismo, en el Museo Civico se conservan otros fragmentos originales de la fuente. No te los pierdas.

Y un último consejo, gastronómico, eso sí. Muy cerca de aquí, hacia el norte, tienes una parada obligada en el tradicional Conca d'Oro, situado en el 24 de la Via Banchi di Sopra. Si, además, te gustan los dulces, estás de suerte. Pídete alguna de las especialidades locales, como el panforte, un postre a base de fruta, miel, frutos secos y especias que data más allá del siglo XII. Curiosamente existen tantas recetas del panforte como familias en Siena y, al igual que con el Palio, los barrios compiten por ofrecerte el más delicioso. Los sieneses siempre lo acompañan de un buen café o de un vino dulce, como un Moscatello o un Passito del Santo. Te encantará.

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO