ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Fort Canning Park

Fort Canning Park (22)

Con poco más de 60 metros de altura, Fort Canning es una pequeña colina que guarda grandes secretos de la historia de Singapur.

Antes de la llegada de Sir Stamford Raffles en 1819, los malayos la llamaban Bukit Larangan, que significa Colina Prohibida, porque creían que era el lugar donde sus reyes ancestrales tuvieron sus palacios. De hecho, las excavaciones de los siglos XIX y XX, han demostrado que es cierta la leyenda popular que afirma que en las faldas de esta colina estaba la Keramat o tumba de Shah Iskandar, el último de los cinco reyes que gobernó Singapur durante su época dorada en el siglo XIV, descendiente de quien nombrara la isla como Singa Pura tras haber visto una bestia con forma de león.

Según los últimos estudios arqueológicos, hay suficientes evidencias para poder afirmar que esta zona fue de gran actividad comercial antes de ser devastada.

Impresionado por el trasfondo histórico de esta colina, Sir Stamford Raffles decidió construir aquí su primera residencia, así como el primer jardín botánico de Singapur en 1822. Más adelante, su residencia fue la de los gobernadores de la colonia por lo que la colina pasó a llamarse Government Hill, o Colina del Gobierno.

En 1859 la colina pasó a jugar un importante papel militar, por lo que por razones de seguridad decidieron destruir el edificio y levantar una fortaleza militar, llamada Fort Canning, ya que el gobernador general y virrey de la India fue Charles John Canning.

De este modo, el fuerte fue utilizado por la armada británica hasta que el teniente general Arthur Ernest Percival se rindiera a los japoneses, quienes lo utilizaron hasta el fin de la ocupación en 1945, cuando los británicos recuperaron el control de Singapur. Ahora el bunker, llamado The Battle Box, es una de las atracciones turísticas principales del Parque Fort Cannning.

A principios del siglo XX el fuerte fue demolido y hoy día apenas quedan algunas paredes y puertas. Y más tarde, con la autodeterminación de la isla, los militares singapurenses ocuparon la zona hasta que se creó el Fort Canning Park para ofrecer un sinfín de actividades recreativas, pedagógicas, artísticas y culturales en pleno corazón del centro de Singapur. Puedes pasear y relajarte, conocer detalles históricos de la ciudad, ver exposiciones de arte, disfrutar del cine al aire libre o incluso asistir al mayor festival de música de la ciudad, celebrado aquí desde 1998.

 Los puntos de interés del parque son tan interesantes como variados. Desde aquí te animamos a pasear sin rumbo e ir descubriéndolos, aunque no queremos dejar de nombrarte los que, sin lugar a dudas, no debes perderte.

Para empezar, te recomendamos un lugar especial para tus sentidos: el jardín de las especias. Este espacio alberga más de 100 tipos de plantas y árboles locales y es una pequeña réplica del jardín botánico de 19 hectáreas establecido por Sir Raffles en 1822.

Para continuar, tienes un lugar sagrado que visitar: la tumba sagrada de Shah Iskandar, que aunque no se tiene la certeza, popularmente se cree que está enterrado aquí. Está protegida por un bonito tejado de estilo malayo del siglo XIV llamado pendopo, apoyado sobre 20 columnas de madera con motivos originales de la isla de Java.

Si quieres tomarte un descanso, puedes ir a recostarte al Fort Canning Green, una gran superficie de césped donde seguramente te sorprenderá alguna actuación artística espontánea. Como dato curioso, has de saber que esta zona fue un cementerio cristiano con bonitas entradas de estilo gótico diseñadas por el capitán Charles Edward Faber en 1846.

En cuanto a las antiguas instalaciones militares, te sorprenderá saber que el Fort Canning Centre, antiguos cuarteles de la armada británica, paradójicamente albergan la sede de la compañía nacional de danza de Singapur desde 1988.

Otro elemento militar, El cañón de 9 Libras que encontrarás aquí jugó un papel más decorativo que defensivo, ya que básicamente era disparado a las 5 de la mañana, a la 1 de la tarde y a las 9 de la noche para marcar la hora.

Y, por último pero no menos importante, no puedes perderte el antiguo bunker, llamado The Battle Box. Está a 9 metros bajo tierra y fue el complejo de operaciones militares más grande de todo Singapur, utilizado durante la Segunda Guerra Mundial.

Justo a su lado, a modo de pequeño secreto, te podemos decir que hay una Sally Port, o puerta de Sally, que no es más que una pequeña puertecilla escondida que antiguamente comunicaba la fortaleza con el exterior y había sido utilizada básicamente para escapar sin ser detectados.

Como puedes ver, Fort Canning Park es un lugar repleto de historia e historias. Mientras recorres sus caminos puedes imaginar cómo fueron los palacios malayos del siglo XIV, cómo paseaba Sir Raffles por su jardín botánico o cómo los militares británicos discutían sus planes para acabar con los japoneses. 

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO