ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Geylang Serai

Geylang Serai (5)

El barrio Geylang Serai, a menudo llamado simplemente Geylang, es el corazón de la comunidad malaya en Singapur y así ha sido desde hace mucho, mucho tiempo. Por eso, siempre fascina al visitante con su inconfundible autenticidad que, por norma general, se ha sabido mantener al margen del trajín de la Singapur ultra moderna. 

Y es que los malayos son la población nativa de Singapur. En un principio estaban situados en una pequeña ciudad flotante en la desembocadura del río Singapur, pero los británicos la desmantelaron y miles de familias tuvieron que reacomodarse por distintas zonas de la ciudad.

Gran parte de estos Orang Laut, u hombres del mar, se establecieron entonces en el río Geylang y, hacia la segunda mitad del siglo XIX, aumentaron su población hasta la zona de Geylang Serai, un lugar lleno de extensos cultivos de serai pertenecientes a la familia del rico árabe Alsagoffs. Serai, en malayo, significa hierba limón. Es una planta originaria de la India utilizada desde tiempos inmemoriales tanto en cocina como en medicina, que cada vez está siendo más utilizada en occidente.

A principios del siglo XX, tras el fracaso de las plantaciones de hierba limón, los agricultores malayos y chinos comenzaron a plantar coco, caucho, hortalizas y a criar aves de corral. Por eso, existen otras teorías para deducir el origen del nombre de Geylang Serai. Una muy extendida es la que se refiere a la deformación del vocablo malayo kilang, que significa fábrica o molino, en relación a las prensas y molinos de las plantaciones de coco de la misma zona. Otra, en cambio, hace referencia al vocablo chino que significa jaula de pollo.

La verdad es que es un barrio fascinante. Pasea por sus calles y pronto sentirás estar en otra época. Entrañables hileras de shophouses fieles a la forma de vida tradicional malaya, salas de karaoke abarrotadas de día y de noche e incluso un barrio rojo lleno de burdeles, fácilmente identificables con grandes números en rojo muy brillante.

También puedes acercarte y visitar el Malay Village, abierto en 1985. Como verás, no tiene mucho que ver con el Malay Heritage Center, situado junto a la mezquita del Sultán, pero ofrece otros detalles de la vida tradicional de esta comunidad en los años 50 y 60 que, desde luego, vale la pena conocer. Es un pequeño pueblo malayo donde puedes admirar sus artes y artesanías, conocer sus instrumentos musicales y ver como realizan cometas o pintan batiks, por ejemplo.

Además, aquí encontrarás la Malay Art Gallery y un montón de tiendecitas donde comprar algún souvenir o elemento decorativo para tu hogar.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO