ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Hajjah Fatimah Mosque

Hajjah Fatimah Mosque (26)

La mezquita que tienes frente a ti fue declarada monumento nacional en 1973 y es especialmente conocida por su característico minarete y por combinar diferentes estilos arquitectónicos de oriente y occidente.

En este mismo lugar donde hoy se alza la mezquita, vivió Hajjah Fatimah, quien le da su nombre. Fue una mujer de negocios de familia adinerada que contrajo matrimonio con un príncipe de las islas Célebes, y cuya única hija se casó con el hijo de Syed Abdul Rahman Alsagoff, un muy rico comerciante árabe de familia adinerada también.

La residencia de Hajjah Fatimah fue saqueada dos veces e incluso llegó a incendiarse en la segunda ocasión. Por suerte, la mujer no estaba en casa ese día. Fue tal la sensación de alegría y alivio que sintió al conocer la noticia que, además de mudarse a vivir a otro lugar, decidió ceder esta tierra para levantar una mezquita. Si miras a tu alrededor comprobarás que quizás este sea uno de los pocos edificios pequeños del siglo XIX que quedan en pie en la zona, ya que con el tiempo, el resto de Java Road ha servido para levantar grandes moles y rascacielos.

Dentro del complejo hay una gran sala de oraciones, la residencia del imán, un jardín, mausoleos y otros pequeños edificios, siempre en elegantes tonos crema y chocolate. Te recomendamos que camines alrededor de la sala de oraciones y te dirijas al cementerio, donde verás una bonita y melancólica estampa con lápidas cuadradas para las mujeres y redondas para los hombres. Curioso, ¿verdad? Las tumbas de Hajjah Fatimah, su hija y su yerno yacen también aquí cerca, en un recinto privado.

La mezquita fue diseñada por un arquitecto europeo desconocido aunque la mayoría de expertos apunta al británico John Turnbull Thomson, autor de la segunda St Andrew’s Cathedral. Las obras fueron ejecutadas por contratistas franceses y mano de obra malaya y finalmente fue terminada en 1846.

Sin duda, su sello más característico es el minarete, levemente inclinado y con un estilo que recuerda más a una iglesia que a una mezquita. Está compuesto de una base cuadrada, dos torres octogonales y una pirámide al final. Como dato curioso has de saber que su leve inclinación hacia la cúpula le ha hecho ganarse el apodo local de la Torre Inclinada de Singapur, en alusión a la Torre de Pisa, por supuesto.

Con el pasar de los años se llevaron a cabo restauraciones y remodelaciones, de las que destacamos la de 1930, cuando los contratistas franceses Bossard & Mopin rehicieron la sala de oraciones principal según el diseño de los arquitectos Chung & Wong.

También queremos que prestes especial atención a la cúpula en forma de bulbo de estilo mogol, no tan espectacular como la de la mezquita del Sultán que está a unos cinco minutos de aquí, pero con 12 ventanas con forma de ojiva, típicas del gótico de la Edad media tardía.

La mezquita es más bonita si la visitas al anochecer, cuando las luces realzan sus formas y, además, la hacen contrastar aún más con los rascacielos del fondo. Y si quieres tomar algo, comer o simplemente ir de compras, puedes dirigirte al Golden Mile Complex, un centro comercial y residencial que está aquí enfrente.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO