ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Kampong Glam

Kampong Glam (4)

En malayo, el vocablo Kampong significa pueblo. En cuanto a Glam, en malayo también, es un árbol que crecía aquí en abundancia en los primeros años del Singapur moderno. Y es que en un inicio, Kampong Glam hacía referencia a un pequeño pueblo pesquero situado en la desembocadura del río Mochor.

Ya en 1819, los británicos llegaron a un acuerdo con el Sultán Hussein Shah para ceder la isla a la Compañía de las Indias Orientales a cambio de cierta remuneración y la zona de Kampong Glam, entre otras cosas. De hecho, en 1822 Sir Stamford Raffles designó esta área para los malayos e inmigrantes musulmanes, aunque en realidad creció espontáneamente como una zona cosmopolita donde se mezclaban mercaderes árabes, vendedores de comida javaneses, herreros y artesanos chinos con peregrinos musulmanes que paraban a aprovisionarse para su largo camino a la Mecca.

Aunque, curiosamente, el origen de la gran comunidad musulmana de Kampong Glam se debe a que aquí fue donde el descendiente de aquel Sultán levantara su Palacio en la década de 1840 y, poco después, la elegante Mezquita del Sultán, reconstruida de nuevo por completo en 1924.

Hacia finales del siglo XIX y principios del XX Kampong Glam llegó a ser un área de gran actividad comercial, llena de shophouses y edificios residenciales, donde malayos, árabes, chinos e indios vivían en armonía. Por eso, en los últimos veintitantos años del siglo pasado, varias estructuras de la zona han sido declaradas monumentos nacionales y el barrio ha sido protegido para su conservación.

Desde luego, hoy es una de las áreas con una herencia cultural más arraigada y con mayor patrimonio de todo Singapur. Podemos encontrar antiguos oficios que llevan desarrollándose hace más de 5 generaciones, monumentos con más de 150 años y otras prácticas que se remontan más allá en el tiempo.

Y es que aquí se apiñan edificios de gran valor histórico por toda partes: escuelas, centros de culto, viviendas, etc. Es imperdible, evidentemente, la visita al antiguo Palacio del Sultán y actual Malay Heritage Centre, donde podremos conocer todos los detalles de esta comunidad. Asimismo, es obligada la visita a la Mezquita del Sultán y la de Hajjah Fatimmah. Recuerda que son lugares de culto y deberás vestir y comportarte adecuadamente, por supuesto.

Igual que Little India y Chinatown, Kampong Glam ha sido restaurado y renovado de arriba a abajo. Además de las visitas culturales imprescindibles que antes te hemos citado, te recomendamos pasear por sus calles para impregnarte de toda su cultura, tomar algo en alguno de sus restaurantes y, seguramente, comprarte algún que otro regalo para llevarte a casa.

Camina especialmente por Arab Street, Baghdad Street y Bussorah Street. Desde luego, son las más animadas. Sus shophouses albergan tiendas de firmas de diseño internacionales, galerías de arte de gran prestigio y restaurantes de moda. En contraste, otras son antiguas herrerías, tiendas de artesanía o de objetos religiosos. Sin duda, una curiosa mezcla que te encantará.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO