ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Singapore Botanic Gardens

Singapore Botanic Gardens (40)

Este extensísimo parque de más de 60 hectáreas es uno de los jardines botánicos tropicales más grandes de todo el sudeste asiático que, además de ser gratuito, abre de 5 de la mañana a 12 de la noche todos los días del año para mostrarte las diferentes especies y habitats de la región.

Los fines de semana y otros días festivos los locales vienen aquí a pasear y hacer deporte, especialmente las familias con niños. Entre semana, en cambio, es un verdadero oasis de calma dentro de la ciudad.

Fue el propio Sir Stamford Raffles quien en 1822 estableció el primer jardín botánico en la entonces Government Hill o Colina del Gobernador, actual Fort Canning Park. Uno de sus objetivos era introducir cultivos económicos como el cacao o la nuez moscada, pero el jardín no prosperó y en 1829, poco después de la muerte de Raffles, fue cerrado.

Los jardines donde ahora estás fueron fundados en 1859 por una Sociedad Agrohorticultural. Desde un inicio, fueron planeados como un espacio ornamental de recreo, donde además se celebraban muestras de flores y otras actividades, hasta que en 1874 entregaron la gestión y el mantenimiento al gobierno de Singapur.

Durante todos estos años los propios administradores han sido los verdaderos artífices del parque y sus distintos espacios. De entre ellos, debemos hacer una mención especial al botánico británico Henry Ridley, primer director del parque, quien trabajó aquí un total de 23 años, de 1888 hasta 1911.

Su implacable persistencia en convencer al los agricultores malayos para que cultivaran caucho a gran escala, hizo que se ganase el apodo de Mad Ridley, o el loco Ridley. Pero es que durante la última década del siglo XIX había descubierto una forma de obtener ese caucho sin dañar a los árboles. Aún así, los agricultores le ignoraron hasta que una plaga devastó sus cafetales. Para entonces, la demanda del caucho había aumentado notablemente a causa de la incipiente industria del automóvil y, por fin, su plantación y comercialización comenzó a extenderse y las plantas del jardín botánico fueron la base de la industria del caucho en el sudeste asiático. También en la época que Ridley dirigía el parque, llegó el descubrimiento de la actual flor nacional de Singapur, la Van Miss Joaquim. Fue Agnes Joaquim quien descubrió esta orquídea y la llevó frente a Ridley, quien pronto confirmó que era un nuevo híbrido.

Otra personalidad que queremos destacar aquí fue el profesor Eric Holttum, director de los jardines de 1925 a 1949, quien creó los laboratorios y condujo los experimentos de reproducción e hibridación de orquídeas, cuyos resultados han ahorrado millones de dólares a la industria floral, pues entre otras cualidades, consiguió aumentar la fuerza y resistencia de estas flores.

Ya en 1988, cuando el doctor Tan Wee Kiat llegó a ser director, el parque dio un nuevo giro para conservar su patrimonio, crear programas de educación y otros de investigación en botánica. Entre otras cosas, fue el responsable de la creación de la atracción turística del Jardín Nacional de las Orquídeas. Luego, en los últimos años del siglo XX, bajo la dirección del doctor Chin Ver Chung, se comenzaron a mejorar otras instalaciones públicas, así como los nuevos Ginger Garden y Evolution Garden, por ejemplo.

 Sin lugar a dudas, hoy, este parque se ha convertido una de las atracciones turísticas más importantes de Singapur. Te recomendamos que merodees sin prisa por sus diferentes caminos y pronto comprobarás como te van sorprendiendo las diferentes especies de plantas y árboles que hay por aquí, así como flores, esculturas, aves y lagos.

Desde aquí te proponemos un itinerario de menos de dos horas para que no te pierdas lo imprescindible de este gran jardín botánico.

Si empezamos desde la Puerta de más al sur, la Tanglin Gate, puedes dirigirte al Centro Botánico de aquí al lado para informarte sobre los jardines, así como para tomar algo antes de empezar el recorrido. Si la botánica es lo tuyo, no te pierdas su inmensa biblioteca. Te encantará.

Hacia el norte encontrarás construcciones históricas como el Ridley Hall o el Holtum Hall, además de diversas esculturas. De entre ellas, destacamos la Swiss Ball Fountain, o fuente de la bola suiza, que fue donada por la comunidad suiza en 1991. Es una gran bola de granito de 700 kilos y 80 cm de diámetro que se mantiene a flote debido a la gran presión ejercida por el agua.

Un poco más al este tienes el Swan Lake, o lago del cisne, donde además de plantas, árboles y palmeras sorprendentes verás unos cisnes traídos desde Holanda. Desde aquí dirígete hacia el norte por Dell Lane hacia el Ginger Garden, o jardín de jengibre. Una hectárea con más de 250 especies de formas muy interesantes, bonitas hojas y flores atractivas. 

Si sigues hacia el nordeste, pasas por la plaza de las orquídeas y te diriges hacia el National Orchid Garden. Aunque cobren una pequeña entrada, vale la pena, pues disponen de más de 2.000 orquídeas y otras 1.000 híbridas. En su exposición podrás ver más de 600 variedades que, con total seguridad, te encantarán. No te lo pierdas.

Hacia el oeste, en cambio tienes el Rain Forest o bosque lluvioso, quizás lo más parecido a cómo debía ser esta zona antes de convertirse en una gran ciudad. Son más de 6 hectáreas de selva donde encontrarás grandes árboles ancestrales y rincones de leyenda. Si caminas por Upper Palm Valley Road hacia arriba, encontrarás el Visitor Centre, en lo que viene a ser el centro del parque. Aquí podrás comer algo en su restaurante y aprovechar para comprarte algún souvenir.

Una vez hayas repostado, echa un vistazo al Symphony Lake, el lago sinfonía, llamado así porque hay una pequeña isleta artificial donde en ocasiones puntuales ofrece conciertos la Orquesta Sinfónica de Singapur. Luego, sigue tu recorrido hacia el norte hacia el Evolution Garden. Una hectárea y media dedicada a contarnos cómo las plantas nos dan la vida y cómo han ido evolucionando desde el tiempo de los dinosaurios hasta el día de hoy.

Continúa por el Cluny Park way hasta la zona de más al norte, llamada Bukit Tima. Aquí encontrarás plantas medicinales, especias de todo tipo, bambús e incluso árboles frutales, entre otras cosas.

Para acabar, visita el Eco Lake, donde podrás disfrutar de algunos cisnes negros traídos de Australia, ¿te los vas a perder?

Como puedes ver, el jardín botánico tiene muchísimo que ofrecerte. Flores tropicales, plantas con formas impensables, aromas de especias, lagos espectaculares, nenúfares gigantes, árboles ancestrales, ... Pero, sobre todo, recuerda no irte de aquí sin haber admirado y fotografiado la flor nacional de Singapur: la orquídea Vanda Miss Joaquim.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO