ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Raffles

Raffles (1A)

Explorador, político, naturalista, visionario... Sir Stamford Raffles ha sido el protagonista indiscutible de la transformación de un pequeño pueblo pesquero malayo en un puerto crucial del comercio marítimo en Asia. Y es que, como ahora veremos, la historia de Raffles está íntimamente ligada al mar.

Raffles nació el 6 de julio de 1781 en un buque capitaneado por su padre, Benjamin Raffles, que navegaba por el Caribe, cerca de Jamaica. Muy pronto, a la edad de 14 años, se unió a la Compañía Británica de las Indias Orientales en Londres para trabajar como clérigo, ya que su padre se había arruinado y no pudo pagarle una buena educación. Raffles aprovechaba el tiempo libre de su trabajo y las noches para estudiar historia, geografía e idiomas.

En 1805 fue elegido para viajar a la isla de Penang, en la actual Malasia, para trabajar como secretario, donde aprendería el malayo con gran rapidez, ya que fue uno de los pocos civiles de aquella época que realmente se esforzaban por conocer la cultura local. Así, en 1807 consiguió un cargo político de gran importancia en la zona. Para que te hagas una idea, pasó de cobrar 70 libras esterlinas como clérigo a más de 1.500. Un ascenso realmente meteórico.

En 1811 llegó a ser vicegobernador de Java y, poco más tarde, gobernador de Bencoolen, actual Sumatra. Mientras, en 1815 Napoleón libraba la batalla de Waterloo y los holandeses se hacían con el control marítimo más allá de la India hacia 1816. E Inglaterra se estaba quedando relegada.

Fue Raffles quien poco más tarde convenciera al gobernador general de la India Lord Hastings y a la propia Compañía Británica de las Indias Orientales para financiar la construcción de un nuevo puerto en el estrecho de Malaca y luchar comercialmente contra la hegemonía holandesa del sudeste asiático.

Su gran conocimiento de la cultura malaya y carácter emprendedor le empujó a desembarcar en Singapur el 29 de enero de 1819 y triunfar en su propósito de crear un puerto libre.

Aunque su nombre se halla íntimamente unido a esta ciudad, pocos conocen que Raffles nunca llegó a pasar mucho tiempo aquí. Pero, aún así, es conocido por su gran labor en la organización y planificación de Singapur, la creación de importantes espacios civiles, su pasión por la fauna y la flora local y, especialmente, por su conocimiento del pueblo malayo.

Apenas 5 años más tarde, Raffles volvió a Inglaterra, donde llegó a fundar el zoo de Londres, por ejemplo. Desgraciadamente, un par de años después, un tumor cerebral acabó con su vida el 4 de julio de 1826.

A pesar de todos sus éxitos profesionales, Raffles tuvo una vida personal muy sacrificada y sufrida a causa de varios problemas de salud, el fallecimiento temprano de su primera mujer nueve años después de casarse y la muerte de 3 de los 4 hijos que tuvo con su segunda mujer. Incluso en su regreso a Inglaterra en 1824, se incendió el barco donde viajaban su familia y él y todo su trabajo se hundió en el fondo del mar, junto al barco: notas para la historia de Borneo y Sumatra, cuentas sobre la fundación de Singapur, más de 2.000 ilustraciones de sus estudios naturalistas... Toda su obra se perdió en una sola noche. Y para rematar, al llegar a Londres se encontró con problemas judiciales, ya que Farquhar se hacía pasar por el fundador de Singapur.

Sir Stamford Raffles tuvo una vida corta pero tremendamente intensa y, por encima de todo, demostró al mundo que el interés, el respeto y la comprensión del otro son las claves para un mundo un poco mejor.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO