ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

St. Andrew’s Cathedral

St. Andrew’s Cathedral (46)

Con más de 150 años de existencia, la catedral anglicana de St Andrew es la más grande de todo el país y es el centro de culto de todos los cristianos, sean europeos, chinos, indios o malayos. Es identificada con la imagen de la Cruz de San Andrés, que es una cruz girada 45 grados como una X, igual que la bandera de Escocia. Y es que, de hecho, fue prácticamente financiada por mercaderes escoceses, de quien San Andrés es patrón.

En 1823 el fundador de Singapur Sir Stamford Raffles ya había designado esta zona para erigir una iglesia, pero no fue hasta 1836 que aquí no se levantara lo que fue la primera catedral, obra de George Drumgoole Coleman, un arquitecto irlandés que jugó un papel crucial en el diseño y construcción de varios edificios importantes de Singapur.

La dirección de obra fue dirigida por el capitán McNair de la Artillería Real, quien dispuso de prisioneros para los trabajos más duros. Esto siempre ha sido y es criticado por la sociedad singapurense, aunque en aquel entonces muchísimos edificios fueron construidos de esta forma. Quizás por ello, en plena construcción corrieron rumores de almas infelices vagando por la zona y misteriosas decapitaciones para apaciguar los espíritus. 

Poco más tarde, en 1842, tras las constantes críticas al edificio por parecer aburrido como un ayuntamiento o un colegio, John Turnbull Thomson, un ingeniero y artista británico, añadió una bella torre e hizo otras pequeñas remodelaciones. Pero después de tantos rumores y dos rayos fulminantes caídos justo aquí en 1845 y 1849, se decidió clausurar la catedral definitivamente en 1852 para ser demolida tres años más tarde.

Así pues, comenzaron las obras de la actual Catedral de St Andrew. La estructura fue creada y erigida por el coronel Ronald MacPherson, soldado, arquitecto y administrador colonial, que después de servir al ejército británico en India y China, viajó hasta estas tierras donde diseñó con pericia varios edificios civiles que aún hoy siguen en pie.

El Obispo de Calcutta, Reverendo Daniel Wilson, fue quien puso la primera piedra el 4 de marzo de 1856. El primer servicio de la nueva Catedral de St Andrew se ofició 5 años después y finalmente fue consagrada el 25 de enero de 1862. Siete años después, la Catedral pasó definitivamente a la Diócesis de Labuan y Sarawak y, para alegría de los fieles locales, en 1870 se volvió a consagrar con esta nueva condición.

En el primer año de ocupación japonesa se continuaron prestando los servicios religiosos, hasta que en 1943 el obispo Wilson fuera arrestado y hecho prisionero de guerra. Históricamente, la Catedral jugó un papel importante para los ciudadanos en la Segunda Guerra Mundial, ya que sirvió de hospital de urgencias. Si preguntas a los más ancianos, aún recuerdan cuántas vidas se salvaron allí.

En los últimos años del siglo XX el edificio ha sufrido numerosas obras de restauración y, especialmente, de ampliación. Pero básicamente la estructura sigue siendo la misma que diseñara MacPherson, declarada monumento nacional el 6 de julio de 1973.

Es de estilo neogótico con detalles típicos del sur de la India y, según su autor, inspirada en las ruinas de la Abadía de Netley, una iglesia del siglo XIII de Hampshire, Inglaterra. Aunque también podemos encontrar semejanzas con otras construcciones británicas, como con la Catedral de Salisbury. 

Por fuera, destaca su torre de 63 metros de altura y su puerta con numerosos arcos con forma ojival. En la torre hay 8 campanas, de las que la más grande es igual a la número 8 de la Catedral de St Paul de Londres. Aunque, como anécdota, has de saber tras la instalación de las campanas, descubrieron que la torre nunca hubiera soportado la tensión de su repiquetear, por lo que se fijaron de forma permanente y se ataron sus badajos. 

En cuanto entres, justo arriba de ti, hay unos vitrales que casi son 4 triángulos isósceles que representan a San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan. Y más arriba, en otra planta, está el órgano de la catedral. Antaño aquí estuvo el original y también el coro. El que ahora puedes ver data de 1929 y, aunque mantuvo piezas del original, tiene parte eléctrica y la humedad le ha jugado una mala pasada.

Al fondo, en el ábside, hay 3 vitrales alargados y elegantes dedicados a 3 personalidades de Singapur: al fundador Sir Stamford Raffles, al gobernador entre 1823 y 1826 Sir John Crawfors y al gobernador entre 1843 y 1855 general mayor William Butterworth. Y si miras hacia abajo ahora, puedes ver un monumento conmemorativo a MacPherson, realizado en granito rojo y gris y coronado por una cruz maltesa.

Otro detalle importante a destacar es el yeso utilizado en las paredes del interior. Hagamos la prueba: acércate a una pared y tócala. Suave, ¿verdad? Están hechas de un material llamado chunam, típico de Chennai, del sudeste de la India. Es una combinación de productos muy característica de esta zona a finales del siglo XIX. La mezcla, herencia de los prisioneros indios, lleva cal, clara y cáscara de huevo, cáscara de coco en polvo y azúcar, entre otras cosas. El resultante se aplica sobre la superficie y se pule a conciencia para crear esta lámina suave, brillante y súper resistente.

Es interesante admirar el contraste de las paredes tan blancas con la estructura negra del techo, aún más exagerado por el azul de la alfombra y del ábside frente a la claridad de la luz que incide por los vitrales. Paséate sin prisa y podrás encontrar otros detalles de gran interés, como una cruz hecha de clavos provinientes de las ruinas de la Catedral de Coventry, destruida por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

Sin lugar a dudas, este edificio tiene muchas historias que contar, no en vano la Catedral de St Andrew es la arquitectura eclesiástica más importante del sudeste asiático.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO