ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Sultan Mosque

Sultan Mosque (47)

Con su gran cúpula dorada y una inmensa sala de oraciones, la mezquita del Sultán es uno de los edificios religiosos más impresionantes de todo Singapur y, más en concreto, el centro de reuniones de la mayoría de musulmanes de la ciudad. Y es que por más que haya cerca de 80 mezquitas en Singapur, ninguna logra reunir tanta belleza ni tantos fieles.

Ni bien llegó Sir Stamford Raffles a Singapur en 1819, el jefe de seguridad de la isla Abdul Rahman y el entonces príncipe Hussain consiguieron pequeñas fortunas a cambio de perder su poder sobre esta tierra. Además, Sir Raffles les daría una renta anual y la cesión del área de Kampong Glam para su residencia, además de otorgarle a Hussain el título de Sultán de Johore. Por esa simple razón, en esta zona se han establecido los malayos y los musulmanes. Con los años, fueron muchos los inmigrantes venidos desde Sumatra, Malacca o las islas Riau para vivir cerca de su nuevo sultán. De hecho, solo 5 años después del famoso desembarco de Sir Raffles la población aumentó de 150 a más de 10.000 personas.

Así, el Sultán Hussain decidió levantar una mezquita poderosa junto a su palacio de residencia, en concordancia con su posición. Y así se hizo. En la década de 1820 se erigió la mezquita financiada por la Compañía de las Indias Orientales, pero años más tarde el diseño original fue sustituido por el actual, ya que en el año 1900 la mezquita se había quedado pequeña para la comunidad musulmana que crecía y crecía.

Por eso en 1924, el año en que se celebraba el centenario de la antigua y ya deteriorada mezquita, se aprobó un plan para edificar la nueva. El encargado del proyecto fue el arquitecto irlandés Denis Santry de la firma Swan and Maclaren quien concluyó el trabajo cuatro años después, en 1928.

Según dicen, se inspiró en el Taj Mahal y añadió ciertos detalles persas, turcos y árabes. La verdad es que el resultado es una joya arquitectónica de estilo sarraceno con bonitas cúpulas doradas en forma de bulbo, elegantes minaretes y numerosas y amplias balaustradas. El conjunto es muy armónico y, además de estar muy cuidado, se halla realzado por la vegetación que tiene alrededor. 

Desde la obra de Denis Santry se han realizado pocos arreglos y apenas un anexo en 1993, años después de haber sido declarada monumento oficial el 14 de marzo de 1975. Si te fijas en la retícula de las calles de la zona, observarás como se tuvieron que curvar la dirección de las mismas, en especial de la North Bridge Road, a causa del alineamiento del edificio encarado a la Mecca.

Una vez descalzado y con la vestimenta apropiada, puedes acceder al interior para empaparte un poco más de la vida islámica, aunque ten en cuenta que, en principio, no se permite el acceso a la sala de oraciones principal a turistas, salvo que seas hombre y musulmán, claro. Si entras en esta sala, te sorprenderá su magnitud que en días puntuales llega a albergar hasta 5.000 fieles. El suelo está totalmente alfombrado gracias a una donación de un príncipe de Arabia Saudí, por eso verás aquí su emblema. Como detalle imperdible, fíjate en el interior de la gran cúpula principal realizada a partir de botellas de vidrio, un detalle artístico muy característico.

Otra bonita pieza que admirar es el mimbar, un elaborado púlpito en negro y dorado desde donde el imán da sus sermones o khutba los viernes, el día sagrado musulmán. También en la mezquita puedes encontrar la tumba del Sultán Ali, nieto del Sultán Hussain, quien firmara el tratado con la Compañía de las Indias Orientales.

A la izquierda de la entrada de los turistas, muy cerca, está la Sultan Gate donde se encuentra el antiguo palacio de residencia del Sultán: el Istana Kampong Glam, que desde hace unos pocos años alberga el Malay Heritage Centre, que también te recomendamos visitar.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO