ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Parque de Augarten

Parque de Augarten (37)

El parque de Augarten proporciona, con sus 52 hectáreas, uno de los más verdes y hermosos parajes de la ciudad. Creado durante el siglo XVII, fue remodelado en 1712 por Jean Tréhet y, por orden de José II, el mismo emperador que permitió a sus súbditos duisfrutar del Prater, abrió sus puertas al público en 1775.  

La calma armoniosa de este apacible lugar sólo se ve perturbada por la presencia de dos horrendas moles de hormigón, las Flakturm. Estas torres fueron construidas por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial para ejercer funciones defensivas y para alojar baterías antiaéreas. Aunque constituyen un ingrato recuerdo para la mayoría de vieneses, no han sido demolidas porque para derribar sus robustos muros haría falta una carga explosiva que podría dañar las estructuras de los alrededores.

En cuanto a los atractivos del parque, aquí se encuentra el jardín barroco más antiguo de Viena, además de varios edificios de notable importancia, como por ejemplo el pabellón en el que desarrolla su actividad la Porzellanmanufaktur Augarten, una prestigiosa fábrica de porcelana que produce, desde principios del siglo XVIII, finas piezas sutilmente decoradas. Te gustará saber que, en otros tiempos, igualmente sutiles eran las interpretaciones que para la corte del emperador ofrecían en este edificio músicos de la talla de Mozart y Beethoven.

El vínculo del parque de Augarten con la música no acaba aquí, ya que los otros dos edificios principales, el Augartenpalais, y el Josephstöckl, construidos en los siglos XVII y XVIII, respectivamente, fueron originalmente propiedad del emperador, pero desde 1948 residen aquí los Wiener Sängerknaben, los famosos Niños Cantores de Viena.

Parece ser que el Augartenpalais, cuyo diseño se atribuye a Johann Bernard Fischer von Erlach, fue utilizado como refugio de caza por el emperador José II, pero que, debido a sus gustos frugales, mandó construir el Josephstöckl, mucho más sencillo. Otro de los ilustres inquilinos del Augartenpalais fue el canciller Kurt Schusnigg, que residió en el edificio entre 1934 y 1936. 

Desgraciadamente, tendrás que conformarte con ver estos palacios desde el exterior, ya que el acceso del público no está permitido. No obstante, si compras entradas con la suficiente antelación, los domingos puedes asistir a los estupendos conciertos que los Wiener Sängerknaben ofrecen en la Burgkapelle del palacio de Hofburg. Su excelente técnica, además de un impecable repertorio a base de obras de autores como Haydn o Schubert, contribuyen a que el espectáculo sea excelente.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO