ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Café Hawelka

Café Hawelka (52C)

Dorotheergasse, 6.

Imposible irte de Viena sin pasar por este café. Te perderías parte de su historia. De imagen bohemia y ambiente cálido ninguna visita a Viena es completa sin una parada aquí a tomar un café, una copa o uno de sus bollos especiales.

El Café Hawelka es, seguramente, uno de los más famosos y queridos de Viena. Es visitado tanto por turistas como por vieneses. Fue fundado por Leopold Hawelka y su mujer Josefine en 1939, aunque tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial tuvieron que cerrarlo. Sorprendentemente, durante la guerra el local no sufrió ningún daño, así que en otoño de 1945 fue reabierto intacto.

Tras el período de ocupación en 1955, el café se convirtió en un punto de reunión para escritores, músicos, artistas e intelectuales. Este tipo de clientela sigue yendo regularmente al Hawelka a tomar un café o la especialidad de la casa, los Buchteln, y es que ¿quién se perdería los deliciosos bollos rellenos de mermelada y cubiertos de azúcar que durante más de 66 años preparaba Josefine? Pero tranquilo, tras su muerte en 2005, es su hijo quien los prepara siguiendo la receta original, celosamente guardada en secreto. De verdad, no te los pierdas, no existen otros bollos así en Viena.

El interior del café fue diseñado por Adolf Loos en los años 30, y ha permanecido casi intacto desde entonces. Las lámparas, los percheros, las mesas… todo respira historia, el tiempo no ha pasado por él. Esto, unido al ambiente hogareño que se respira, hacen una combinación muy atrayente y con mucha personalidad. Hasta no hace mucho, se podía ver a Leopold Hawelka, de 100 años, sentado en la puerta de la cafetería, saludando a los clientes. 

Si quieres autenticidad e historia acompañada de un buen café estás en el mejor sitio!.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO