ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Iglesia de San Miguel (Michaelerkirche)

Iglesia de San Miguel (Michaelerkirche) (48)

Quizás a primera vista esta iglesia no te parezca nada espectacular, pero bríndate la oportunidad de darle un vistazo a su interior. Construida desde principios del siglo trece, es por tanto una de las más antiguas de la ciudad. Situada frente a la Michaelertor, la monumental entrada del palacio de Hofburg, la Michaelerkirche o Iglesia de San Miguel compite con otra construcción, la controvertida Loos Haus, por el protagonismo arquitectónico de la Michaelerplatz.

En tiempos de Francisco José, la iglesia hubiese tenido todas las de ganar, ya que se dice que el emperador consideró tan horroroso el edificio construido por Adolf Loos entre 1910 y 1912 que, para evitar tener que verlo, mandó correr permanentemente todas las cortinas de este lado del palacio.

Michaelerkirche se dice que es una representación de la mayoria de estilos que han pasado por Viena. Porque la iglesia, que fue comenzada durante el siglo XIII en estilo románico, es, en realidad, una construcción notablemente ecléctica, ya que, además de una sencilla fachada neoclásica que data de 1792, cuenta con un campanario y un coro góticos, y la ornamentación del interior es esencialmente renacentista y barroca. 

El atrio está rematado con estatuas barrocas que representan la caída de los ángeles, obra de Lorenzo Mattielli.

Destaca el estupendo órgano, bellamente esculpido en 1714 por Johann David Sieber.  Y el coro plagado de querubines es obra de Karl George Merville.

En este templo se interpretó por primera vez el Requiem de Mozart poco después de fallecer el autor, y de hecho la relación de esta iglesia con la muerte es una de sus mayores bazas de cara a los viajeros, ya que en sus catacumbas se hallan enterradas más de 4000 personas, algunas de ellas conocidas. Sería el caso del poeta italiano Pietro Metastasio, autor de los libretos de algunas óperas de Mozart. 

Es probable que te impacte fuertemente la disposición de esta necrópolis, ya que todavía pueden verse centenares de ataúdes abiertos en los que yacen cuerpos momificados y vestidos con ricos ropajes. Algunos incluso lucen exageradas pelucas. 

No te asustes, ya que aquí no sucede nada paranormal. Simplemente, esta parte de la iglesia tiene un peculiar microclima que impide que los cuerpos se descompongan. Aunque de entrada la idea de bajar a esta cripta pueda parecerte grotesca, seguro que te acabará pareciendo interesante.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO