ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Mercado Naschmarkt

Mercado Naschmarkt (33)

Una de las citas obligadas para cualquier persona que visita Viena y quiere empaparse de los ambientes más auténticos y populares de la ciudad es el famoso Naschmarket, el gran mercado de la alimentación. Vale la pena pasear tranquilamente por este entorno, ya que en él te sentirás como en un museo dedicado a los tesoros del buen comer. Y es que ya lo dice su nombre: “naschen” que significa “degustar con deleite”.

Auténtica estrella entre todos los mercados de la ciudad, resulta muy interesante recorrer sus más de 120 animados puestos, que ofrecen un atractivo despliegue de variadas mercancías a lo largo de la zona de la Wienzeile comprendida entre Karlsplatz y Kettenbrückengasse.

Asomándose al río Wien, el Naschmarkt, un clásico que hunde sus raíces en el siglo XVI, es de esos mercados de alimentos que entran por los ojos, ya que se presenta ante ti como un pletórico despliegue de colores y aromas, en el que caben desde paradas repletas de hermosas verduras y hortalizas frescas hasta concurridos restaurantes que ofrecen deliciosos platos y tentempiés.

Si tienes hambre, es difícil que no encuentres algo de tu agrado entre la variada oferta que aquí encontrarás, ya que el repertorio gastronómico incluye desde sushi y kebabs hasta especialidades austríacas como el Wiener Schnitzel, el escalope a la vienesa, o los Palatschinken, unas deliciosas y contundentes creps rellenas de mermelada. Los más golosos pueden añadirles fruta, requesón o chocolate.

Además de contar con un variado surtido de exóticas frutas tés, hierbas y especias, el mercado es conocido también por contar con puestos dedicados a la venta de productos griegos, turcos y asiáticos. Floristas y carniceros completan un panorama en el que también puedes comprar decenas de variedades de apetitoso pan, vino, quesos e incluso piezas de artesanía como marionetas checas, las típicas muñecas babushkas rusas o calzado turco.

Al final del mercado, cada sábado se instala el Flohmarkt, un rastro que ofrece una plétora de objetos de segunda mano. Si eres de esas personas que disfrutan buceando entre estas mercancías en busca de alguna pequeña joya, no encontrarás ningún lugar similar en toda la ciudad. Se da por supuesto que el regateo es, más que una recomendación, algo obligatorio. 

Naschmarkt se ha convertido en zona de culto y punto de encuentro de jóvenes y mayores, y vale la pena venir solo por ver el ambiente y ajetreo que hay, sobretodo los sábados. 

Y si se te ha abierto el apetito ¿qué té apetece?: comida vienesa, hindú, italiana, vietnamita, ecológica, libanesa, israelita… el único problema será decirse.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO