ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Pabellones Stadtbahn Karlsplatz

Pabellones Stadtbahn Karlsplatz (32)

El toque de distinción de la arquitectura de Otto Wagner puedes verlo, hoy en día, además de en bloques de viviendas como la Majolikahaus y la Ankerhaus o en grandes edificios como la Postsparkase, en las estaciones históricas del Stadtbahn, el primer ferrocarril metropolitano de la ciudad, que todavía siguen en pie.

Concebidas en los últimos años del siglo XIX, hoy en día las líneas del Stadtbahn que se establecieron están integradas en el sistema del U-Bahn, el moderno metro de Viena. Las autoridades le encargaron a Otto Wagner el diseño de este nuevo sistema de transportes, y el arquitecto, consciente de que estaba participando en un importante cambio para la ciudad, abordó el proyecto como una obra total, en la que prestó la misma atención a las grandes infraestructuras, como puentes y estaciones, y también a los detalles como la señalización o las lámparas. 

De sus diseños destacan hoy en día varias estructuras de las estaciones que todavía se mantienen en pie como fiel testimonio de este auténtico visionario. Por un lado, podrás ver el Hofpavilion, ideado por Wagner como estación exclusiva para el emperador y los miembros de la corte, aunque en realidad parece ser que el emperador Francisco José sólo la utilizó en dos ocasiones. 

Con la colaboración de Josef Maria Olbrich, el arquitecto desarrolló este pabellón, cuyas grandes atracciones son la cúpula de cobre y el interior de la sala de espera, decorado de manera exquisita con ornamentos dorados, papel de pared de seda y madera de caoba. Otros elementos dignos de mención son la elegante alfombra, y la obra pictórica de Carl Moll, que representa un paisaje de Viena. 

Esta auténtica joya constituye una de las únicas muestras de diseño de interiores de Otto Wagner que se conservan. Las escaleras que conducían a los andenes se eliminaron en 1961, y hoy día esta edificación cercana a la estación de Hietzing forma parte de la red de espacios del Wien Museum. 

Mucho más famosos son los pabellones situados en Karlsplatz, frecuentes presas de las cámaras de los turistas por su elegante belleza. Diseñados como entrada para la antigua estación del Stadtbahn en Karlsplatz, se construyeron en 1898. 

Eminentes muestras del Jugendstil vienés, estos portales de entrada han sido a veces comparados por su forma con lujosas bomboneras. La bella ornamentación dorada, las losas de mármol y los motivos florales combinan a la perfección con su más que evidente modernidad, claramente ejemplificada en el uso de estructuras metálicas prefabricadas y en los elementos de la decoración producidos en serie.

El color verde del cobre resalta sobre el mármol blanco y las decoraciones doradas. Fíjate como se repite con profusión el motivo favorito de Otto Wagner: el girasol. Pero sobre todo, lo que causa mayor belleza e impacto es la elegante curvatura del tejado.

Los pabellones de Karlsplatz son uno de esos monumentos hacia los que los vieneses demuestran un afecto especial. Y es que, cuando, en los años 60, debido a unas obras de remodelación de la red del U-Bahn, se insinuó la posibilidad de demolerlos, el calibre de las protestas fue tal que las autoridades se vieron obligadas a encontrar soluciones para conservarlos. Finalmente, se desmantelaron y se volvieron a ensamblar en el año 1977.  

Como puedes ver quedan uno frente a otro, en uno hay una sala de exposiciones donde puedes aprovechar para documentarte con más detalle sobre la genial figura de Otto Wagner, un personaje cuyos logros artísticos y técnicos suelen provocar auténtica fascinación entre los visitantes. Y en el otro un animado café, así que decide lo que te apetezca más: un poco de Otto o tomarte un buen café.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO