ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Caja de Ahorros de Correos (Postsparkasse)

Caja de Ahorros de Correos (Postsparkasse) (31)

Sin abordar la figura de Otto Wagner sería imposible comprender la revolución arquitectónica que tuvo lugar en Viena a caballo de los siglos XIX y XX. Hartos del lastre del revisionismo historicista que había llenado la ciudad, y especialmente la nueva Ringstrasse, de edificios inspirados en las líneas del Renacimiento y de creaciones neogóticas como la Votivkirche, en 1897 una serie de jóvenes artistas y arquitectos habían reaccionado abrazando los principios del Jugendstil y habían creado el movimiento de la Secession. En 1899 Wagner se sumaría al grupo.

Buen ejemplo de esta corriente son los dos edificios de apartamentos construidos en 1899 por Wagner en los números 38 y 40 de la calle Linke Wienzeile. El primero, la Majolikahaus, es conocido por su fachada, decorada con azulejos que representan un gigantesco árbol con bellas flores. El segundo, la Casa de los Medallones, presenta ornamentos dorados en forma de palmas y enredaderas, además de unos característicos medallones realizados por Kolo Moser que representan rostros de mujeres.

Wagner había jugado un papel primordial en el nuevo ordenamiento urbanístico de la ciudad, desarrollado durante la década de 1890, y además fue elegido consejero de la Comisión de Transportes de Viena, por lo que fueron decisivas sus aportaciones tanto en lo que se refiere al Stadtbahn, el metro de la ciudad, como al Donaukanal, para el que diseñó la esclusa de Nussdorf. 

Sin embargo, se considera que la obra cumbre del arquitecto es la Postsparkase, la Caja Postal de Ahorros. Este edificio, pionero en su clase en el entorno de la Ringstrasse, situó a Wagner un paso más allá de sus contemporáneos, ya que supone una innovación tanto por su liberación del yugo historicista como por el uso de nuevos materiales, como por ejemplo el aluminio. 

El arquitecto creó un diseño de gran perfección técnica, bello aunque funcional, y desprovisto de toda dependencia de los elementos ornamentales. Además, en lo que supuso un esfuerzo titánico, diseñó también todo el mobiliario y la decoración interior.

El proyecto presentado por Wagner ganó el concurso público convocado en febrero de 1903. Se impuso a otras 36 propuestas, y el hecho de que fuese elegido un proyecto claramente funcional, frente a diseños historicistas como el de Max Freiherr von Ferstel o el de Theodor Bach, nos da pistas de que la modernidad arquitectónica estaba empezando a abrirse camino.

El edificio, que fue construido entre 1904 y 1906, sigue teniendo un aspecto moderno más de 100 años después. Sus ocho pisos de ladrillo recubierto con placas de mármol blanco de Sterzing y granito, con suelos reforzados de hormigón, se levantaron con el objetivo de crear espacios sostenibles y de mantenimiento poco costoso que ofreciesen un entorno higiénico para el trabajo. Una de las más ingeniosas soluciones utilizadas son las paredes de separación, que al no ser paredes de carga permiten una fácil redistribución de los espacios. Otto usó con maestría los materiales industriales como hierro, vidrio y cemento, jugó con las composiciones geométricas y con los efectos de los materiales: mate, brillante, liso o rugoso.

Tal vez una de las estancias que más impresionan es la Sala de las Ventanillas, con su bóveda acristalada. El vidrio es utilizado también en los suelos para proporcionar luz a la planta inferior. El extensivo uso del aluminio en los pilares, en los apliques con bombillas desnudas y en las innovadoras bocas de calefacción, de forma tubular, subrayan la sublime modernidad y pureza de líneas del espacio.

En el ático podrás apreciar una cornisa con salientes de metal y una blaustrada también de aluminio. En este material también están realizadas las hermosas victorias aladas obra de Schimkowitz.

Actualmente, el edificio es la sede de una entidad privada dedicada a la banca pero también encontrarás un pequeño museo. Si quieres saber un poco más del genial Otto Wagner y de esta construcción pionera en su época que unió con maestría funcionalidad y belleza te recomendamos su visita. Nadie te obligará a abrir una cuenta corriente. Palabra.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO