ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Plaza Schwartzenberg (Schwartzenbergplatz)

Plaza Schwartzenberg (Schwartzenbergplatz) (26)

Sin lugar a dudas, la alargada y majestuosa Schwarzenbergplatz es uno de los espacios abiertos más bellos de toda la ciudad, y te proporcionará un agradable paseo en el que podrás, cómo no, admirar algunos importantes monumentos.

Para empezar, en el centro podrás ver una estatua ecuestre realizada en 1867 que representa al príncipe de schwarzenberg: Karl Philipp, que da nombre a la plaza.  Este militar lideró heroicamente las tropas austríacas y alemanas que se enfrentaron en 1813 al ejército de Napoleón en la batalla de Leipzig, una dura contienda de enormes dimensiones en la que los franceses fueron derrotados.

Detrás de la estatua ecuestre se encuentra el Palacio Schwarzenberg, fue un encargo del príncipe Mansfeld-Fondi en 1697. El edificio, diseñado en un principio por Johann Lukas von Hildebrandt, fue modificado hacia 1720 por Johann Bernard Fischer von Erlach, y se alza como una admirable muestra de la arquitectura barroca. Y que hoy, es uno de los hoteles más lujosos de Viena. En una de sus alas también alberga la embajada de Suiza.

También podrás contemplar la majestuosa Embajada de Francia, una auténtica joya del Art Nouveau que se empezó a construir en 1904 para demostrar ante el pujante Imperio Austrohúngaro el poder y el esplendor de Francia, que cuatro años antes había celebrado en París la Exposición Universal. La embajada es obra de George Paul Chedanne, famoso por haber construido otros importantes edificios como las Galerías Lafayette. 

Casi al final hay una bonita fuente, la Hochstrahlbrunnen, construida en 1873 para celebrar el abastecimiento a la ciudad de agua procedente de las montañas.

Tras ella podrás ver el llamado Russendenkmal, un monumento que fue levantado por los soviéticos al final de la II Guerra Mundial, en 1945 que conmemora un momento crucial en la historia de la ciudad, la liberación de Viena de los alemanes por parte del Ejército Rojo. 

Dicho monumento presenta a un soldado ruso con una bandera, animando a sus camaradas a entrar en acción, seguido de un templete porticado. 

Los soviéticos, que controlaron parte de la ciudad hasta 1955, rebautizaron esta plaza con el nombre de Stalinplatz. Sin embargo, los libertadores no generan un grato recuerdo entre la población, especialmente entre los que vivieron intensamente esos años. De ahí que el monumento sea constantemente vigilado por la policía para evitar actos vandálicos que pudieran dañarlo. Ya que Austria se comprometió a finales de la ocupación a conservarlo.

Desde aquí se pueden visitar a muy poco distancia interesantes sitios como la Karlsplatz, y sus famosos pabellones, el Museo histórico de la ciudad o el Musikverein. Además, muy cerquitan en la calle Kärntner Ring 17 encontrarás uno de los cafés más emblemáticos y queridos por los vieneses, el Schwartzenberg Café y por cierto, uno de los más antiguos desde 1861 que abrió sus puertas y uno de los pocos donde aún se respira la atmosfera de un auténtico y tradicional café vienés.

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO