ALREADY KNOW YOUR NEXT DESTINATION?
DOWNLOAD YOUR FREE AUDIOGUIDE

Ópera Estatal de Viena (Staatsoper)

Ópera Estatal de Viena (Staatsoper) (21)

Diseñado por el tándem de arquitectos formado por August Sicard von Sicardsburg y Eduard van der Nüll, este auténtico templo de la ópera fue construido entre 1863 y 1869, y se erigió como el primer gran monumento levantado en el nuevo bulevar de la Ringstrasse. Sin embargo sus arquitectos nunca llegaron a ver el edificio terminado, ya que uno se suicidó y el otro murió de un ataque al corazón unos días después, todo antes de que la Ópera estuviera acabada.

El teatro se estrenó el 25 de mayo de 1869 con una representación de Don Giovanni, de Mozart, y desde entonces continúa ofreciendo arte de gran calidad al entendido público de Viena. 

Aunque sus líneas de estilo neorrenacentista no convencieron en un primer momento a los habitantes de la ciudad, cuando un bombardeo en 1945 afectó gravemente las instalaciones de la Staatsoper, los vieneses lo tomaron como una agresión a un simbolo suyo. Y hoy en día es uno de los edificios más queridos.

A causa del bombardeo el escenario y la sala de espectadores fueron totalmente destruidos, así como 120 escenografías y 15.000 trajes de distintas óperas. Sólo acabar la Guerra, los trabajos de reconstrucción empezaron inmediatamente y, durante los 10 años que duraron las obras, las funciones se celebraron en la Volksoper y en el Teatro de Viena. Pero durante el nazismo, muchos integrantes de la compañía fueron perseguidos por motivos tanto políticos, como raciales y muchísimas representaciones fueron censuradas o prohibidas.

Pese al estado ruinoso los responsables de la Staatsoper impulsaron una reforma completa que benefició en gran medida al teatro, ya que lo dotó de la sofisticada tecnología necesaria para el desarrollo de un coliseo moderno. La reconstrucción fue bastante fiel al edificio original, manteniendo los tonos rojo, oro y marfil en el interior, aunque reduciendo la sala a menos butacas y eliminando un par de columnas que dificultaban la visibilidad a los espectadores del cuarto piso. 

De esta manera, abrió de nuevo sus puertas con fuerzas renovadas el 5 de noviembre de 1955, presentando, en este caso, la ópera Fidelio, de Ludwig van Beethoven.

En la entrada principal podrás ver una escultura situada debajo de cada uno de los arcos, son obra de Ernst Julius Hähnel están realizadas en bronce y representan el heroísmo, el drama, la fantasía, el humor y el amor.

El vestíbulo de gran belleza está decorado por escenas de óperas pintadas por Mortiz von Schwind y bustos de compositores y directores famosos, el de Mahler por ejemplo fue realizado por Rodin en 1909.

La maravillosa y espectacular escalinata de mármol que conduce al primer piso está adornada con esculturas de Josef Gasser que representan las siete artes liberales, así como de hermosos relieves de ópera y ballet.

Auditorio puntero de la escena operística internacional, puede presumir de ofrecer ópera 300 días al año, alternando espectáculos cada día hasta ofrecer, entre óperas y ballets, una impresionante media de 70 producciones por temporada, cifra que ningún otro teatro del mundo puede igualar. Además, los responsables de la Staatsoper afirman sin complejos que la suya es la mejor orquesta de ópera del mundo. 

Por si fuera poco, en la nómina de directores artísticos del teatro encontramos nombres del calibre de Gustav Mahler, Richard Strauss, Herbert von Karajan o Lorin Maazel. Fiel a su política de ser uno de los más importantes coliseos operísticos del mundo, en 2001 el teatro estrenó un moderno sistema de subítulos que, mediante pequeñas pantallas instaladas en los palcos y en la parte trasera de las butacas, permite a los asistentes escoger entre una versión en alemán o en inglés del texto de la ópera que se está representando.

En la Staatsoper puedes ver desde ballet, óperas, operetas… y los precios oscilan entre los 10 y los 200€. Pero si no quieres perderte de ninguna forma una función en el considerado mejor edificio de ópera del mundo, representado por los mejores artistas del panorama puedes ir un par de horas antes de una función y haces cola, tienes tiquets por sólo 4 euros en la zona de detrás, de pie, parece incómodo, pero están bastante bien.

También se pueden disfrutar de sesiones matinales, exposiciones y visitas guiadas, que te conducirán por los lujosos espacios del edificio. 

Como detalle curioso, el acontecimiento más singular que tiene la elegante sala de este teatro como escenario es el Baile de la Ópera de Viena. Este evento, reminiscente de la Viena imperial, transforma por un día, exactamente el último jueves de carnaval, la platea de la Staatsoper en una gran pista de baile. Aquí, alrededor de un centenar de jóvenes de alta alcurnia se presentan en sociedad vestidas de gala y de color blanco del brazo de sus acompañantes. 

Un importante evento para la ciudad de Viena, ya que vienen cada año más de 12.000 visitantes y turistas a contemplar este acontecimiento que data de 1814. Al principio, el Baile era un evento político pero, con la llegada de la república en 1921, el Opernball pasó a ser lo que es ahora: un despliege de elegancia, arte, música clásica, lujo y ostentación por parte de las altas esfera, en él se reúnen los mejores artistas, políticos y empresarios tanto de Austria como del extranjero.

Y por cierto, si nunca has visto una sirena de cerca ahora puedes hacerlo y es que en una de las fuentes situadas cerca del teatro descubrirás a la bella y legendaria sirena Lorelai situada encima de las alegorías del dolor, el amor y la venganza, obra también de Hans Gasser.

Buy your tickets now! No printing, no waiting!

Ópera Estatal de Viena

Ópera Estatal de Viena

Buy now Adéntrate en la impresionante Ópera Estatal de Viena, un lugar donde se realizan numerosos conciertos de música clásica y un icono de la ciudad vienesa

Find out more about our project I want more!

ALL POINTS OF INTEREST
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website

ACCEPT
+ INFO